Hora de la merienda

Ya lo decía yo, me gustan más las focas y los leones marinos del zoo de la Magdalena que los pingüinos porque parece que les falta un hervor. Mientras que las focas parecen haberse acostumbrado a la gente y pasan ampliamente del público, estos parecen siempre a la defensiva. Escondidos entre las piedras, saltan un rato a su piscina y se vuelven corriendo. Ahí los tenéis con la cara de susto habitual.
Pinguinos de la Magdalena I
El mejor momento para verlos son las cinco de la tarde si es invierno o las seis si es verano: su hora de la merienda que en realidad es la comida. Sale uno de sus cuidadores de un cuarto allí al lado con una caja de sardinas en la mano y se las va echando. El día de estas fotos debían haber cambiado el cuidador y los pingüinos ya no se fiaban, asomaban pero no iban a por el pescado que les tiraban como si al haber una novedad ya no supieran qué hacer.
Pinguinos de la Magdalena II
Claro que el hambre acaba por pasar factura y vale, cuando tiran una sardina lejos se van a por ella con mucho cuidadito y sin fiarse del todo. Ni que fueran gallegos, oiga.
Pinguinos de la Magdalena III
¿Quienes salen ganando frente a los pingüinos miedosos? Estas, que no se cortan un pelo ni le temen a nadie. ¿El cuidador tira una sardina? Aparece la gaviota con su cara de mala leche habitual y se la lleva directamente, dejando al pobre animalito con un palmo de narices y aún con más cara de tonto de la que habitualmente lucen.
Gaviota al acecho

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR