Interrupciones inesperadas

Esta que os voy a contar sí que fue inesperada de verdad. Pongámonos en situación. Ciudad de Burdeos. Calle Rue Sainte-Catherine, probablemente la más comercial de la ciudad. Repletita de gente que va de compras.
Calle comercial de Burdeos
Mientras la parienta echa una ojeada en las tiendas de los alrededores yo veo un callejon de lo m√°s interesante lleno de grafittis coloridos y una puerta con alfombra verde justo delante.
Callejón en Burdeos
En la pared un cartel da cuenta de la autoría de las pintadas, atribuibles al colectivo Skinjackin.
Cartel en el callejón
¬ŅPorqu√© hablaba de una interrupci√≥n inesperada? Porque mientras estaba encuadrando la segunda foto veo que se me cuela por el visor un se√Īor de unos cincuenta a√Īos. Levanto la cabeza me mira sonriendo y me dice que tranquilo, que yo a lo m√≠o y √©l ya va a lo suyo. Se para en la esquinita de un portal, saca el aparato y toma ag√ľita amarilla por la acera adelante. Acaba, pasa delante m√≠a, se despide amistosamente, aqu√≠ paz y despu√©s gloria. Tan alucinado me qued√© que ni se me ocurri√≥ sacar foto ilustrativa del evento. Hay gente rrrara, rrrara, rrrara…

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies