El mandril est√° llorando

Caminando hacia la caba√Īa Ver√≥nica tienes mucho tiempo para fijarte en las monta√Īas, en las rocas, en cada piedra. Y claro, pasa lo que pasa. Si yo voy viendo caras all√° donde voy, en medio de la monta√Īa no pod√≠a ser menos. Esta es Pe√Īa Olvidada, la primera monta√Īa grande que aparece al empezar la ruta.
El mandril que llora I
Vi alg√ļn buitre sobrevol√°ndola as√≠ que con el zoom de la c√°mara fui echando una ojeada a ver si descubr√≠a donde anidaban. De pronto par√© aqu√≠ y se me encendi√≥ la bombillita… ostras… si ese trozo de la monta√Īa es la cabeza de un mandril, redonda, peluda, con el hocico alargado y dos ojitos que lloran… pero calcadito, oiga. Menuda ruta, primero la cara que vi en √©sta entrada, luego un mandril lloroso…
El mandril que llora II
…y a√ļn faltan otras dos, unas que parec√≠an los reyes magos y otra parecida a un boliviano. ¬ŅSer√≠an alucinaciones producidas por la altura?

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies