La berrea a lo lejos

Si ayer comentaba que pasamos por Tudanca, el verdadero motivo de esa excursión había sido acercarnos a zonas de la berrea para ver si ojeábamos algún ciervo de cerca. Pero claro, para ver ciervos hay que andar por los montes lo que no está escrito y no estábamos muy por la labor así que me conformé con sacar mis prismáticos de 9,99 euros y otear montes y prados en busca de algún cornúpeta. Oir, se oían bien a gusto conforme fue cayendo el sol, pero ver no se veían hasta que apareció ese que véis en el centro de la imagen.
Prado en la montaña
Si, lo sé en foto no se ve nada de nada salvo que amplie a lo bestia y aún así se distingue malamente un bichito con cuernos pastando de espaldas, pero con los prismáticos se veía mucho más grande lo cual tiene su mérito porque había kilómetros de distancia entre él y yo. Me hizo la mar de ilusión verlo, me quedé embobado contemplándolo, preguntándome cómo es posible que haya gente capaz de ver un animal así de majestuoso y pegarle un tiro por afición. Palabrita que ni lo entiendo, ni lo entenderé en la vida.
Ciervo en el prado

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR