La colegiata de Castañeda (I)

Castañeda es un pueblo cercano a Puente Viesgo. Allí sabía que había dos cosas de interés: la hostería de Castañeda y la colegiata. En la hostería dan cervezas y en la colegiata no, así que por la hostería pasé hace dos o tres años y por la colegiata hace un par de meses. Cuestión de prioridades, dicen. No es que sea muy de iglesias, pero como suelen tener sus cosillas interesantes al final tarde o temprano acabo pasando.

Para empezar, vista delantera, vista trasera y vista lateral. Como podréis apreciar, ese día celebraban una boda. Suerte que esta es la última foto que saqué y no tuve a todo este tropel de gente por medio durante la visita.
Colegiata de Castañeda por delante

Colegiata de Castañeda por detrás

Colegiata de Castañeda por un lado
Es la típica iglesia antigua de aquí: unas partes cuadradas, otras redondas, torre, campanario, no excesivamente espectacular pero entretenida para una visita. La fachada está orientada al norte así que en las fotos tenía el sol de frente y nunca quedarán igual de bonitas que las de la parte trasera o el lateral, con la luz mucho más a favor.

Aquí me tocó currar, y no fotográficamente hablando. Llego, empiezo a echar una ojeada, retrato estos dos arbolitos decorados para la boda y en esto que sale la señora que hace de guia para las visitas y me pide ya que soy alto si le puedo echar una mano para quitar unas cuerdas que habían atado a la fachada los amigotes del novio. Creo que habían colgado con ellas unas pancartas que habían retirado ya pero con las cuerdas no habían sido capaces. Pues nada, allá vamos, y si no se dejan por las buenas tengo en el coche una amiguita suiza que a esa no hay nada que se le resista.
Entrada principal de la Colegiata de Castañeda
A la derecha de la entrada veo una columna con una cruz extraña encima, no es la típica cruz de siempre y tiene un aire como la de los caballeros de malta pero en gordote. Vamos a echar una ojeada.
Cruz con columna
Vaya hombre, si es otro de los monumentos de la época del tío Paco que aquí siguen por todas partes. Dedicados a los caidos en la guerra de liberación y bla, bla, bla. A mi encontrar alguno por ahí perdido me da igual, pero es que aquí en Cantabria es una invasión…
Inscripción en la columna
A la izquierda de la entrada que os mostré antes hay un pequeño recinto cubierto con otra entrada. Anda, ¿y esa placa de ahí arriba?
Otra entrada a la colegiata
Hala, otra más de lo mismo. Si al final me voy a hacer forofo de la ley de memoria histórica aunque sólo sea por aburrimiento de ver las cosas estas por todos lados. Alguno ya se debió cansar antes que yo y le mandó un manchurrón de pintura blanca.
Placa sobre la entrada
Primera vista del interior de la iglesia. La apariencia es pobre, oscura, sensación de humedad, hay musgo en las paredes. No se ve gran cosa en decoración ni en adornos, pero mira, me llevé alguna sorpresa que iréis viendo en las siguientes entradas.
Interior de la colegiata

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR