La no-boya

Hace días publicaba una entrada en la que hacía referencia a la boya-carrusel de los Jardines de Pereda y a sus múltiples averías. Bueno, pues ya hay solución: lo que no está, no se estropea. A mediados de la semana pasada estuvimos por allí y sólo queda el soporte en el suelo junto con las cuatro vallas que rodeaban al invento mientras estuvo averiado.
No hay boya I
Fijándose bien en la pieza que hace de soporte no me extraña que pasara lo que pasaba. Así a bote pronto el eje me parece demasiado delgado para un trasto de peso respetable en el que se van a subir un montón de niños cargando el peso justo en las esquinas del tiovivo. Y ya sabemos como son los niños cuando se ponen a hacer el cafre.
No hay boya II
A ver si le dan solución y vuelve la boya o finalmente deciden que para que se esté rompiendo cada dos por tres, está mejor en un almacén municipal. Veremos qué pasa.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR