La Ruta del Cares (VI)

Por fin en Caín tras toda la caminata por la garganta del río Cares. Como pueblo no tiene mucha historia. Prácticamente todas las casas son restaurantes, albergues o tiendas de productos típicos, cosa normal viendo el auge de esta ruta. Al ser lunes algunos estaban cerrados. No hay muchos lugares donde aparcar, no me quiero ni imaginar cómo se pondrá esto un sábado o un domingo de verano.
Vista de Caín
Con gusto me hubiera quedado a comer allí, pero no me apetecía meterme una comilona de las de dos platos, postre, café, copa y puro entre pecho y espalda cuando me esperaban otros diez kilómetros o más por la tarde. Además, prácticamente todos los menús eran similares y con platos bien potentes, de esos que exigen siesta posterior. Yo me busqué un rinconcillo tranquilo, saqué de mi mochila el sandwichete de queso-jamón-tomate-lechuga-pepinillos-mostaza, unas barritas de cereales para ayudar a reponer energías y algo de fruta, que es el repertorio habitual cuando toca caminata. Luego un pequeño recorrido por el pueblo para ver qué tiene de interés. Más o menos en el centro está la iglesia.
Iglesia de Caín
Delante hay un par de monumentos en honor a Gregorio Pérez “el Cainejo”, nacido en este pueblo en 1853 y famoso por haber acompañado en 1904 al Marqués de Villaviciosa en la primera ascensión al Naranjo de Bulnes por la cara norte.
Estatuas conmemorativas en Cain
A la izquierda una placa con montaña esculpida, homenaje hecho en agosto de 1979.
Placa con montaña
A la derecha otra montaña tallada con una placa de metal y dedicatoria de 2004.
Placa sin montaña
Detrás mía, al otro lado de la calle, monolito conmemorativo de 1979 cuando se cumplía el 75 aniversario de la primera escalada al también conocido como Pico Urriellu.
Monolito conmemorativo
Desde la iglesia se veía una montaña picuda con una forma que me resultaba familiar, pero no, no es el Naranjo según pude ver luego en un mapa. Por su posición podría ser la Torre de Santa María con sus 2.476 metros de altura, aunque tampoco lo podría confirmar.
Montaña al fondo
Como no… contemplando las piedras de las montañas que rodean Caín, enseguida empiezo a encontrar semejanzas. ¿Qué véis aquí?
Piedra del lagarto I
Yo tengo mis dudas… ¿es la cabeza de un lagarto gigante o la de un carnero, con esos cuernos enroscados allá arriba?
Piedra del lagarto II
Poco más… cinco minutos de paseo y te sales del pueblo que acaba (bueno, más bien empieza) aquí. Un ratito sentado al sol descansando la comida, reponer líquidos e irse preparando para la caminata de vuelta, que aún me esperaban otras tres horas andando antes de llegar al coche. Y luego otra hora y media conduciendo para llegar a casa. La verdad, entre senderista y sufridor creo que a veces hay una línea muy, muy fina.
Entrada a Caín

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR