Papeando en el dolmen

Alguna vez ya he comentado que cuando nos vamos a pasar el d√≠a de recorrido por los mundos de dios generalmente nos llevamos una mochila isot√©rmica repleta de papeo variado y all√° donde vemos un lugar que nos gusta, paramos, nos aposentamos y disfrutamos del picnic al aire libre igual que si de un restaurante con estrella Michel√≠n se tratara. De paseo por La Lora llegaba la hora de comer, las tripas empezaban a reclamar lo que es suyo y ante nuestros ojos aparec√≠a el dolmen de La Caba√Īa, un mont√≠culo tapizado de hierba en el medio de un muro bajo cuadrado. En una de las esquinas del terreno hab√≠a una mesita de piedra con unos banquitos a juego alrededor, mira qu√© bien, visita cultural, comida, sol, aire puro, ¬Ņqu√© m√°s se puede pedir?
Dolmen de La Caba√Īa I
Cartelote explicativo sobre la construcci√≥n del dolmen. Interesante, porque los d√≥lmenes que hab√≠a visto o conoc√≠a eran como el s√≠mbolo de ¬ępi¬Ľ griego, dos o mas piedras ejerciendo como ¬ępatas¬Ľ y una piedra en horizontal haciendo de techo. Este no, este es en plan volc√°n.
Cartel en el dolmen
Ilustremos el asunto: montículo de tierra, con una entrada hecha usando piedras como paredes.
Entrada al dolmen
Aquí se ven más claramente las piedras laterales y una cruzando al final, que te obliga a agacharte para llegar al interior.
Detalle de la entrada
Así se ve lo anterior desde arriba, fijaros cómo también usaron las piedras como paredes circulares y no hay techo. Para mi es una novedad, no conocía la existencia de dólmenes con esta forma.
Oquedad interior
Echando una ojeada est√°bamos cuando veo en un campo de al lado una monta√Īa de piedras apiladas. Saco los prism√°ticos nuevos y discurro que aquello tiene que ser un monumento funerario, otro dolmen o cualquier otra cosa merecedora de una visita. All√° voy campo a trav√©s a verlo de cerca. La parienta, m√°s versada y m√°s inteligente, declin√≥ mi invitaci√≥n asent√°ndose en la mesa con bancos del recinto del dolmen y dejando lo de cansarse gratis para los menos espabilados. Llego por fin al mont√≠culo. ¬ŅQu√© ser√° √©sto?
Piedras en el campo de al lado
Doy una vuelta alrededor, no hay cartel, no hay ning√ļn indicador. ¬ŅSer√° prehist√≥rico? ¬ŅHabr√° algo enterrado debajo? Dirijo la mirada hacia el dolmen de antes. De pronto se hace la luz en mi cabeza… si tienes un campo lleno de piedras y limpias una parte para plantar algo, esas piedras que retiras ¬Ņqu√© haces con ellas? Pues lo normal, apilarlas en cualquier lado para que alg√ļn turistilla con m√°s imaginaci√≥n que inteligencia pique como un chino.
Dolmen de La Caba√Īa II

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies