Por mis huevos que me van a oir

Paseando por Castro Urdiales pudimos ver un nuevo soporte publicitario consistente en una especie de quad al que se le acoplan dos altavoces tama√Īo XXL en la parte superior, se pone el mando del volumen en posici√≥n ¬ęmas alto no hay¬Ľ y venga, vamos a recorrer el pueblo que de esta seguro que se enteran.

Si además el mensaje publicitario se repite machaconamente una y otra vez, es increíblemente fácil empezar a odiar todo aquello que es anunciado. Probablemente sea cosa mía que soy rarito, algo especial y poco propenso a que me taladren los oídos. Por cierto, al fondo se ve la cafetería Dallas que creo que ha sido otra víctima de la crisis y ha cerrado sus puertas. Una menos en el país donde seguramente haya más cafeterías que en todo el resto de la Unión Europea junta.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies