Pringar y pringar, todo es empezar

Hace tiempo me plante√© un reto, escribir la segunda parte del Quijote. Todav√≠a no me he puesto a ello, pero para entrenar he hecho esta entrada dividida en premisas, conclusiones y corolario, como me ense√Īaron en las clases de filosof√≠a que cu√°ntas buenas siestas patrocinaron en mi juventud. Avisados qued√°is…

Premisa A

Gran parte de mi vida ha transcurrido con la inform√°tica por trabajo y la fotograf√≠a por afici√≥n. Es decir, que siempre he tenido todas las rifas para pringar, porque ya que t√ļ sabes ¬Ņporqu√© no me reinstalas el Windows que mi hijo lo ha esco√Īado enterito? ¬ŅPorqu√© me sali√≥ el otro d√≠a un mensaje que no recuerdo mientras navegaba por internet en una p√°gina de la que tampoco me acuerdo el nombre? ¬ŅPorqu√© el ordenador me va lento si yo no he tocado nada (y la lista de programas piratas instalados es m√°s larga que la noche en el polo norte)? Me acaba de salir un mensaje y le di a aceptar, ¬Ņpasa algo? ¬ŅQu√© qu√© dec√≠a el mensaje? Ni idea, el inform√°tico eres t√ļ. ¬ŅPorqu√© no vienes con la c√°mara al bautizo del ni√Īo, nos sacas unas cu√°ntas fotos a todos y cada uno de los asistentes y me las mandas nada m√°s acabar la ceremonia? ¬ŅY si me caso me sacas t√ļ las fotos para ahorrarme el fot√≥grafo? Total, s√≥lo es apretar un bot√≥n…

Premisa B

Para los que no lo sep√°is, mi parienta compagina el trabajo con su elefanti√°sica devoci√≥n por la moda y con una suerte que no se la cree ni ella. Hace ya casi tres a√Īitos a la jefa le dio por querer transmitir al mundo sus inquietudes trap√≠sticas de modo que un d√≠a as√≠ como quien no quiere la cosa me propuso que le creara un blog para hablar de cositas de moda, y t√ļ tranquilo, que ni te va a dar trabajo ni nos va a dar gastos. Incauto de mi, inocente corderillo desconocedor de las m√ļltiples caras que adopta el lobo feroz, acept√©. Si ese d√≠a justo antes de dec√≠rselo me hubiera ca√≠do la l√°mpara del techo en la cabeza y me hubiera borrado el historial de la √ļltima hora, qu√© bien me hubiera ido en la vida.

Ese blog que empez√≥ como un entretenimiento pas√≥ a tener cuatro visitas y unas seguidoras, mas visitas y m√°s seguidoras, muchas m√°s visitas y muchas m√°s seguidoras, la parienta metiendo contenidos a ritmo de AVE pero lo que es mantenimiento, copias, soluci√≥n a problemas, quitar spam y dem√°s historias le ha ca√≠do al tonto de la casa (no hace falta decir quien) porque el inform√°tico eres t√ļ y de eso sabes mucho m√°s que yo. Por cierto, me acaba de salir un mensaje y le di a aceptar, ¬Ņpasa algo? ¬ŅQu√© dec√≠a el mensaje? Ni idea, ¬Ņno quedamos en que el inform√°tico eras t√ļ?… ah, y necesito renovar todo el vestuario que al que tengo ya le sacamos muchas fotos…

Pero como presagia el famoso dicho, toda mala situación es siempre susceptible de empeorar. Ese blog se juntó con otros de temas profesionales así que pasaron a ser dos, luego tres, cuatro, cinco, menos mal que dios es piadoso con los tontos de remate, dos han finalizado su misión y otros dos están bajo mínimos, sino en el Vamos a Cantabria iba a publicar fotos sólo mi prima la de Cuenca.

Un d√≠a la parienta me pregunta qu√© es eso del Facebook que las dem√°s blogueras de moda lo tienen todas. En ese momento el trozo de chuleta que me estaba comiendo se me queda atascada en la epiglotis, un claro reflejo de que el cuerpo cuando ve venir tormenta, reacciona sabiamente intentando ahogarte para evitar un dolor futuro superior. As√≠ acab√≥ uno pele√°ndose para configurar una cuenta de mi querido Facebook. Tiempo despu√©s, al sol, descansando de una agotadora jornada de reposo llega un d√≠a en que esa voz que atrae los negros nubarrones sobre mi cabeza dice ¬ęY eso del Twitter que tienen todas las blogueras en el m√≥vil es muy complicado de poner…¬Ľ. El resto ya os lo imagin√°is, aderezado con un mar de l√°grimas, rechinar de dientes y crujir de huesos.

Conclusión A

No s√© c√≥mo lo consigue, pero aparecemos invitados a desfiles, eventos y otros acontecimientos sociales, a veces porque lo busca y a veces porque nos caen de rebote. Esas invitaciones van desde un simple desfile ben√©fico hasta la Madrid Fashion Week que acaba de finalizar. A cuenta de ello conoce (y ya de paso un servidor tambi√©n) a un mont√≥n de gente primero all√° y ahora en Santander que habitualmente asisten a estas historias. Por unos invitados conoce(mos) a otros, por unos eventos nos llegan las invitaciones para otros y as√≠ sucesivamente. Luego vino contactar con fabricantes de ropa, conocer gente de las empresas, le mandan fotos con anticipos de colecciones, le prestan conjuntos de ropa sin problemas, la llaman cuando tienen novedades… la leche. Un buen trabajo de relaciones p√ļblicas, os dir√©is. Yo, que s√© la verdad, que lo he vivido junto a ella, os puedo decir que buena parte de estas bicocas han salido de la forma m√°s inesperada y otras tantas a base de unos rebotes incre√≠bles. Cuando digo que es la mujer con m√°s suerte del mundo (no s√≥lo por conocerme a mi) no me desv√≠o de la verdad ni un mil√≠metro.

Conclusión B

Hete aqu√≠ que la asistencia a un evento, desfile o dem√°s implica sacar fotos para luego publicarlas y comentarlas en su blog. Vamos a ver, ¬Ņqui√©n de esta casa tiene una c√°mara y sabe manejarla? Yo, escondido tras el sill√≥n como una rata porque ya sab√≠a el amargo destino que se ocultaba tras la respuesta a tal pregunta hice todo lo posible por resistirme e incluso amenac√© con sacar los reportajes a base de compacta, pero ni con esas, una casa es como un barco donde hay un capit√°n que manda y uno o varios marineros cuya principal misi√≥n es obedecer las √≥rdenes del capitan, ver, o√≠r y callar. C√≥mo dec√≠a el chiste, en mi casa yo siempre tengo la √ļltima palabra: ¬ęSi, cari√Īo¬Ľ. La do√Īa, que para algo es Licenciada en Psicolog√≠a, utiliz√≥ todos los conocimientos adquiridos durante su larga trayectoria profesional para convencerme. Dijo esa famosa frase que a los hombres tanto nos hace pensar en la futilidad de la vida, la esencia de la felicidad o el constante devenir de los vaivenes en la vida humana: ¬ęY si no quieres… atente a las consecuencias¬Ľ. El final de la pel√≠cula ya os lo imagin√°is.

Pues nada, que sep√°is que tengo una segunda personalidad como Superman pero con los calzoncillos por dentro. Aqu√≠ donde me v√©is me veo en la sistem√°tica y penosa obligaci√≥n de ejercer como reportero de moda (algo que ya hab√≠a anticipado) con mi maravilloso equipo fotogr√°fico comprado todo de segunda mano con la intenci√≥n de dedicarlo al paisaje curioso, al retrato jocoso y a la fotograf√≠a dominguera. Y digo penosa obligaci√≥n no porque no me guste, sino porque en eventos como aquel al que asistimos ayer me sit√ļo junto a fot√≥grafos de verdad cuyo flash ya vale m√°s que mi c√°mara, mi objetivo y mi flash juntos, y su equipo fotogr√°fico cuesta m√°s que la suma del m√≠o m√°s mi coche y las joyas de la parienta. Por la zona de prensa se ve una asombrosa abundancia de c√°maras de las de seis mil euros pegadas a tantos objetivos carisis√≠simos que ni que los regalaran en el Carreful. Por el medio, uno de poco pelo con una c√°mara Nikon ya no de gama baja sino profunda, un objetivo chiquitito de ciento cincuenta euros y un flash que alumbra menos que un candil. Mi √ļnica ventaja es que la experiencia en otros temas hace que uno sepa moverse medianamente bien antes, en el medio y despu√©s de los desfiles. Antes porque veo llegar fot√≥grafos que se colocan en cualquier lado y hala, a lo que salga. Uno con su mejor educaci√≥n llega un rato antes, habla con la gente de la organizaci√≥n para ver qu√© va a pasar, c√≥mo y d√≥nde sale el personal, aviso que por si acaso tengo que meterme por medio para sacar una foto tan pronto la saque me retiro a toda mecha, si puedo me voy al backstage a ver el mapa de c√≥mo ser√°n los movimientos, cu√°ntas y qu√© modelos van a salir, etc. En cuanto localizas algo como √©sto las cosas siempre resultan m√°s f√°ciles:

¬ŅResultado? Que s√© cu√°les son los mejores lugares para colocarse, gente de la organizaci√≥n me ha visto y me permiten hacer alguna de las m√≠as, etc. Todo ello sin ninguna acreditaci√≥n y con un equipo de pena, pero siempre lo dije, si no hay medios habr√° que poner ingenio…

Lo de moverse despu√©s lo digo porque (y por favor, guardarme el secreto) tras estos saraos suelen empezar a hacer como que desmontan para que la plebe se vaya marchando y cuando te das cuenta quedan s√≥lo aquellos que m√°s tienen que ver con el asunto, que al final se conocen todos o casi todos, aparecen como por arte de magia botellas de champ√°n, la gente m√°s distendida sin la presi√≥n del desfile, puedes charlar con unos y otros, conoces a gente que merece mucho la pena y ah√≠ s√≠ que se disfruta. Incluso nos sucede como ayer, que nos cruzamos con el alcalde de Santander y se par√≥ a hablar con una pareja a nuestro lado. Le pregunto a la parienta si quiere foto con √©l. La parienta responde que le da corte ped√≠rselo. Espera y ver√°s. En cuanto el se√Īor alcalde finaliza su conversaci√≥n, le presento a mi parienta (a riesgo de mi propio futuro, que si busc√°is en internet debe ser el alcalde mas guapo de toda Espa√Īa y yo, como habitante m√°s tonto de la zona le pongo delante a una rubia de bastante buen ver, fina y educada que quiere retratarse con √©l) como bloguera que hace promoci√≥n de la moda santanderina y ambos los dos como pareja fascinada por la vida social y la animaci√≥n que tiene esta ciudad. Repartiendo lisonjas a diestro y siniestro no es complicado en absoluto entablar una agradable conversaci√≥n por ambas partes que finaliz√≥ con el deseado retrato de mi parienta junto al alcalde, retrato que por cierto ha impreso, enmarcado y puesto en la mesilla de noche. Yo no s√© si empezar a desconfiar, pero bueno, a lo mejor es que le gusta el marco del retrato y aprovech√≥ la foto para rellenarlo, no por otra cosa.

Finalizado el desfile y reci√©n llegados a casa enseguida la directora del blog de moda se pone en contacto conmigo para requerir las fotograf√≠as con la m√°xima urgencia que el evento requiere. Total, si eso de la fotograf√≠a es s√≥lo apretar un bot√≥n y si lo hacen los del Vogue no veo porqu√© t√ļ vas a ser menos.

Corolario

Corolario, y ep√≠logo, que ya va siendo hora y a√ļn no habl√© de Sancho Panza ni de los molinos. Molinucos, por cierto, aqu√≠ en Cantabria. Para que ve√°is c√≥mo con una c√°mara del a√Īo de la nana, un objetivo de gama baja y un flash para c√°maras de juguete a√ļn se puede hacer algo decente, va una serie de fotos para disfrute de la vista mayormente. Primero la t√≠pica perspectiva del acto (a lo bruto), suelo irme dando una vuelta de un lado a otro y sacar desde varios √°ngulos, entorno, p√ļblico, ambas cosas a la vez, todo para hacerse una composici√≥n del lugar.

Empieza el desfile, hay que pillar (en el buen sentido de la palabra) alguna modelo con la marca o el logotipo del fabricante al fondo, que eso siempre luce. Aquí sólo muestro una pero si en una hora saco cuatrocientas fotos, suelo tener varias de cada tema.

Desfilar no s√≥lo son las modelos, son ellas y el p√ļblico. Habr√° muchas fotos de las modelos, pero tambi√©n quiero que se vea c√≥mo est√° el personal, c√≥mo las ven a ellas, c√≥mo las siguen y todo eso.

Como decía, fotos de las modelos hay unas cuántas. Me busqué un sitito al final de la zona hacia donde desfilaban así que las tenía un buen rato de frente, un buen rato de espaldas y cuando se paraban aprovechaba para fotografiar detalles concretos del traje. Para estas cosas uso un objetivo 55-200 con estabilizador que me permite hacer todo lo que digo anteriormente con facilidad.

Al final de la alfombra negra que hace de pasarela las modelos suelen posar, ponen una posturita, se giran, otra posturita y se vuelven. Si de frente ven un tipo que las está friendo a flashazos alguna debió pensar que debía ser del National Geographic por lo menos y también se me paraban delante a poner una posecita. Supongo que será por eso, dado que mi sex-appeal viene a ser equivalente al de los monos de Gibraltar y por mucho que les decía a las modelos que me llamaran luego, ninguna lo hizo. Puede influir también el hecho de que ninguna sabía mi teléfono, pero bueno, si se enteran que soy informático seguro que alguna se las arreglaba para conseguirlo por un problema que tiene con el portátil.

Unas fotos te salen mejor, otras peor, yo sigo con mi filosofía de que un buen fondo es media foto así que procuro tener fondos bonitos y neutros donde lo más destacado sea la belleza de las modelos. Con lo que no puedes contar a veces es que una modelo espectacular con unas piernas mas largas que un día sin pan, un vestido monísimo y un abrigo precioso, sólo por jorobar te sale la pata de un altavoz en medio. Hay que ver qué mala baba tienen estos altavoces sobre todo cuando los ninguneas y no quieres retratarlos.

La prueba suprema del fot√≥grafo profesional. Quien sea capaz de estar viendo √©sto por el visor de la c√°mara, sacando fotos seguidas y no inmutarse es por una de dos razones, o bien eres un fot√≥grafo profesional entre los profesionales, serio, formal, centrado en tu trabajo, o bien tienes a la parienta detr√°s haciendo estiramientos para practicar el ¬ędescabezar pollos de un solo golpe con el dorso de la mano¬Ľ. No os dir√© cu√°l fue concretamente mi caso, pero profesional, lo que es profesional, soy menos que el cari√Īo que le tengo a mi cuello.

El √ļltimo vestido fue de novia, con una puesta en escena donde ella se fue en el mini que se ve en el fondo de alguna de las fotos de arriba. Finalizaba el evento y a partir de ah√≠ empezaba lo bueno, hacer el parip√© disimuladamente para dejar pasar el tiempo y a ver por donde aparec√≠a el champ√°n y la fiesta.

Y no, no hago bodas por si es que os v√°is a casar pronto. Y no, no hago bautizos por si tu mujer est√° a punto de dar a luz. Y no, no hago comuniones salvo que el ni√Īo comunionero vaya de marinerito con pantal√≥n corto porque no quiero perderme algo que le arruinar√° la autoestima el resto de su vida. Y no, no es s√≥lo apretar un bot√≥n. Y no, no soy un calzonazos, es que la quiero un mont√≥n y cuando la parienta me mira con esa carita del gato de Shrek no s√© decirle que no. Y no, no me ha salido la segunda parte del Quijote sino la secuela de ¬ęHistoria de un idiota contada por √©l mismo o El contenido de la felicidad¬Ľ, de Feliz de Az√ļa. Es mi sino, qu√© le vamos a hacer.

10 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies