Saltando entre las olas

La playa de Somo es un paraíso para surferos y kitesurfers, a juzgar por la cantidad de ellos que se reunen. Mientras está uno tumbado al sol como una lagartija o paseando por la orilla ver a los los surferos es más aburrido porque se pasan casi todo el rato tumbados en la tabla esperando que llegue una ola, pero los kitesurfers son otro cantar. No paran, propulsados por sus cometas se van para un lado, para otro y por el medio de dan para sacar unas cuántas fotos majas.
Kitesurfer en Somo I
Aquí tenéis a uno dale que te pego a la faena, en el rato que estuve sacándole fotos iba, venía, volvía a irse, vuelta otra vez, un no parar.
Kitesurfer en Somo II
Lo mejor de todo es que de cuando en cuando se animan y pegan unos saltos de impresión propulsados por su miniparacaídas. Tiene pinta de ser entretenido este deporte, aunque a juzgar por la de visitas al hospital de un amigo al que le gustaba, me voy a abstener de experimentar con él vista mi propensión a darme castañazos y mis problemillas con el mar y sus corrientes.
Kitesurfer en Somo III

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR