El Museo de la Naturaleza

Cuando vimos el Molino de Carrejo me fijé que allí cerquita está el Museo de la Naturaleza de Cantabria. Me dije que un día tenía que pasar por allí para visitarlo pero bueno, un día por otro, el otro por uno, ocho o nueve meses van ya y sin previsión de acercarnos todavía. Ya se sabe que las cosas de palacio van despacio.
Museo de la naturaleza de Cantabria I
Mira tú qué entradita más palaciega tiene, con sus arquitos y soportales, su cadenota con columna, su balcón corrido, se nota que antes era una casona palaciega de las que tanto abundan por Cantabria adelante. Es la Casona de Carrejo, construida en el siglo XVIII y declarada Bien de Interés Cultural en diciembre de 1984. Su primer dueño era Don Pedro de Alcántara Ygareda y Balbás, quizá por eso la placa de arriba a la derecha nombra el lugar como “Plaza de Don Pedro Ygareda”.
Museo de la naturaleza de Cantabria II
Claro que hay un gran inconveniente para visitar el museo. Allí al lado hay una terraza a la que se me van los ojos directamente. Cuando le pasé por delante vi tal despliegue de rabas, cervezas y tapas variadas que ejercen sobre mi una irremisible atracción, me desvían de la ruta prefijada e impiden llegar a cualquier otro destino.
Terraza cercana al museo de la naturaleza

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR