Subida a Pe√Īacastillo (II)

Bienvenidos a la segunda parte de la maravillosa aventura escaladora que comenz√≥ aqu√≠. Desde el dep√≥sito de agua de la entrada anterior comienza una ligera subidita que nos lleva a la parte mas alta de Pe√Īacastillo y donde se supone que habr√° las mejores vistas. Tiene un ligero problema, que es algo empinada, pero tambi√©n tiene una ligera ventaja como es que la cuesta no es demasiado larga. Sea como sea, mis perros sub√≠an que daba gusto gracias a su tracci√≥n a las cuatro patas y yo sub√≠a con la lengua fuera.

Se me estaba pasando por la cabeza subir el Everest un fin de semana de éstos pero casi lo voy a dejar para un poquito más adelante, cuando esté algo mejor entrenado y me haya comprado otras botas porque si llego arriba con unas de 15,95 euros menudo papelón para los que van mineralizados, vitaminados y superequipados.

M√°s tarde que temprano llegu√© al punto m√°s alto resoplando mientras mis perros esperaban por mi, impacientes por continuar camino y dando con la patita en el suelo como diciendo ¬ęoye bonito, que no tenemos todo el d√≠a…¬Ľ. El mejor amigo del hombre, manda huevos, el mejor amigo del hombre es el pollo, que si te toma el pelo le retuerces el pescuezo, te lo comes asado y en paz. Perd√≥n para los defensores de los animales, es que hoy me he levantado un poco sensible. Ser√° cosa del viento sur, que el pobre ya est√° acostumbrado a que le echen la culpa hasta de lo de Kennedy.

Arriba unas vistas del cop√≥n, que se quedar√°n para la siguiente entrada y el primer v√©rtice geod√©sico que veo en Cantabria. Adem√°s lo habian pintado para que se vea que es un v√©rtice geod√©sico espa√Īol y no franc√©s, que aunque Francia queda a m√°s de doscientos kil√≥metros al este igual se encaprichan del pivote de cemento y luego todo son problemas.

Habiendo hollado el mirador uno, no acab√≥ ah√≠ la cosa, se pod√≠a continuar camino hasta el mirador n√ļmero dos y para todos aquellos que pudieren albergar alg√ļn tipo de duda, all√° nos fuimos los tres alegremente, meneando la cola de felicidad s√≥lo uno, cuadr√ļpedo y ladrador √©l, porque la otra la tiene cortada y el tercer elemento no tiene por costumbre menear ciertas cosas en lugares p√ļblicos. Tambi√©n para todos aquellos que consideren que ir del mirador uno al dos no tiene mucho m√©rito porque est√° ah√≠ al lado, adelantarles lo que podr√°n ver en la siguiente entrada: de pronto el camino perd√≠a su rectitud, se iba a la izquierda, bajaba, una escalera de pelda√Īos gigantes, trozo de camino entre bosque, subida, etc.

Y como no, la curiosidad del d√≠a. Saliendo del mirador uno aparece una antena de televisi√≥n. No un repetidor, sino una antena dom√©stica. Alguno que harto de ver neblina e interferencias en sus programas favoritos dijo esto lo arreglo yo, un poste, una antena, un kil√≥metro de cable monte arriba y mano de santo…

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies