Tocándo el órgano

Crea o no crea, siempre que voy a alg√ļn sitio donde tienen iglesia entro y echo una ojeada, muchas veces suelen tener cosas de inter√©s como los barcos colgantes, alg√ļn cuadro, c√ļpulas u otros elementos. Silencioso y sigiloso, el Juanito retratador se agazapa entre las columnas y se desliza a la espera de una v√≠ctima que inmortalizar.

Quizá por ello cuando entré en la iglesia de Potes y vi una persona tocando el órgano pude sacarle fotos tranquilamente sin que siquiera advirtiese mi presencia. A lo mejor también tuvo algo que ver el elevado volumen sonoro del instrumento musical, pero bueno, no dejan de ser meras conjeturas.

Fijaros qu√© curiosa la forma del √≥rgano. Acostumbrado a aquellos cuyos tubos colgaban de las paredes como en las catedrales de Tuy o Santiago, ver uno tan cuadradote y minimalista me dej√≥ bastante asombrado. Adem√°s entre lo bien que tocaba la mujer que estaba sentada a las teclas y ese sonido tan especial que lo llena todo, me qued√© un ratito disfrutando de la m√ļsica. Tampoco mucho que nos esperaba un cocido lebaniego y no era plan comerlo fr√≠o.

4 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies