Una ma√Īana en Cabo Mayor (I)

Finiquitada la serie de entradas dedicada a un domingo cualquiera vamos con otra dedicada a lo que se puede hacer una ma√Īana de s√°bado que amanece soleado. Y es que sol, luz y cielo azul es sin√≥nimo de vamos corriendo a dar una vuelta por alg√ļn lado, con lo poco que duran los intervalos de buen tiempo en esta √©poca si llega uno hay que disfrutarlo siempre que se pueda. Y con lo que me gusta a mi la costa con acantilados, un destino perfecto para entretenerme la ma√Īana de un s√°bado son los alrededores del faro de Cabo Mayor. Fijaros qu√© panorama, qu√© tranquilidad, que aire, qu√© luz, qu√© todo…
Acantilados de Cabo Mayor
Hala, vamos a caminar un rato y eso que las tentaciones son grandes y poderosas, allí al lado queda mi chiringuito favorito con su terracita llena de gente disfrutando esas rabas y esos chipirones a la plancha que están de morirse. Resiste Juan Carlos, resiste.
Chiringuito a reventar
Una excursión típica y sencilla consiste en pasar por la terraza del chiringuito con los ojos tapados como los burros para evitar caer en la tentación, en una esquina hay una salida en dirección a los acantilados que, por cierto, se están cayendo a trozos. Este es el primero que aparece y menudas rocas se han desprendido de ahí. Las veces que me di una vuelta por aquí ya pude ver que las piedras están muy cuarteadas y no me dan excesiva confianza, pero bueno, siempre esperas que caigan una o dos pero no un trozo tan grande.
Derrumbamiento en la costa
Justo sobre ese acantilado encontramos este monolito del que ya habl√© anteriormente. A pesar de lo que diga la se√Īal, para mi es imposible resistirme a esa sensaci√≥n de apoyar el pie en el borde y lentamente asomar la cabeza para ver qu√© hay abajo. Casi se podr√≠a definir como tendencias suicidas sabiendo c√≥mo est√° el lateral en la foto anterior.
En recuerdo de los fallecidos I
Esta es la placa del monumento en recuerdo de los cuatro j√≥venes que se llev√≥ el mar hace casi cuarenta a√Īos.
Placa en el monumento de recuerdo
Lo que nunca había visto y descubrí esta vez eran dos inscripciones grabadas en los acantilados. Una con los nombres de tres de ellos, boy scouts fallecidos al llevárselos una ola.
En recuerdo de los fallecidos II
Otra por separado con el nombre del cuarto, que muri√≥ tres a√Īos antes al despe√Īarse mientras practicaba monta√Īismo en los acantilados. Debe ser costumbre porque las rocas est√°n llenas de argollas y lo que parecen ser clavijas de escalador.
En recuerdo de los fallecidos III
Viendo el percal casi va a ser mejor que me deje de tanto acercarme a los bordillos y pegar saltos entre las rocas, no vaya a ser que le toque venir a la parienta a grabar mi nombre en una de las rocas. Y lo que es peor, se me acaben los s√°bados de triscar como una cabra para reposar luego frente a una cervecita fresca y unas rabas en el chiringo de arriba.
Costa y acantilado

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies