A Bulnes por la canal del Tejo (IV)

Prepararos porque hoy toca nueva sesión de la ruta que sube a Bulnes por la canal del Tejo tras las tres entradas anteriores (la primera, la segunda y la tercera).

Por fin ya no va de subidas y m√°s subidas entre monta√Īas la cosa. En la √ļltima entrada hab√≠a llegado por fin al pueblo, el camino dejaba de ser una cuesta arriba perpetua y hab√≠a m√°s cosas que ver. La primera, el cementerio.
Cementerio de Bulnes I
Si, lo s√©, soy raro, pero es que me gustan, qu√© le voy a hacer. El de Bulnes es bastante peque√Īito, pero para los veintipocos habitantes que tiene el pueblo (seg√ļn el INE) les llega y les sobra. Y si se queda peque√Īo, con no morirse nadie hasta que lo amplien asunto arreglado.
Cementerio de Bulnes II
En uno de los muros del cementerio hay una placa recordando a de Luis Mart√≠nez ¬ęel Cuco¬Ľ, que para su desgracia fue el primer muerto subiendo al Naranjo de Bulnes, junto a las √ļltimas palabras que dej√≥ escritas en una nota. Parece ser que Luis hab√≠a intentado subir el pico sin comentarle a nadie sus intenciones. Anda, ¬Ņqui√©n me suena que hace eso mismo…? A lo mejor iba el hombre a dar una vuelta por el monte y le pas√≥ lo que a mi, qu√© pico m√°s bonito, qu√© buenas vistas debe haber desde arriba, ya que estamos aqu√≠ puedo aprovechar y subirlo en dos patadas.
Placa del cementerio de Bulnes
Esta es la entrada a Bulnes. Incauto de mi, pensé que allí estaríamos cuatro pelagatos pero estaba el pueblo de bote en bote. Pues toda esta gente no subió caminando, así que los del funicular habrán hecho una recaudación de película porque calzándole 21,72 euros a cada pasajero debieron sacar más pasta hoy que en todo el resto del mes.
Puente y bares
Llamadme asocial, pero en cuanto veo tanta gente no s√©, no me siento c√≥modo. Hay quien no sabe estar solo, hay quien no sabe estar en silencio, en cambio yo prefiero estar solito y en silencio que en medio de un mogoll√≥n de gente que habla demasiado alto y ni√Īos asilvestrados berreando sin sentido con el benepl√°cito de sus padres. Y no es que sea especialmente raro, que me l√≠o de ch√°chara con cualquiera, pero prefiero m√°s naturaleza que cinco bares en cuatro casas y todos casi llenos. Ps√©, ps√°, pierde el pueblo mucho inter√©s. Pues me voy a ver Bulnes-Castillo, hala.
Subida a Bulnes-Castillo
Esto es la otra parte de Bulnes en lo alto de una colina. Se tarda un cuarto de hora en llegar, todo en subida, y os puedo asegurar que me cost√≥ m√°s hacer ese tramo que las casi tres horas anteriores. Al llegar al pueblo me relaj√©, enfriaron los m√ļsculos, el cerebro se hizo a la idea que ya se hab√≠a acabado el sufrimiento as√≠ que reemprender la marcha ascendente se me hizo bastante cuesta arriba y nunca mejor dicho.
Casas de Bulnes-Castillo
Nada que ver con Bulnes-Villa. Ning√ļn bar, nadie a la vista, alguna casa abandonada, paz, tranquilidad, rinconcitos para fotografiar sin una marabunta rondando…
Mirador desde Bulnes-Castillo
Al final del pueblo aparece un mirador. Justo aqu√≠ es donde llega el atajo que parte del puente mencionado en la tercera parte del relato. Las vistas, impresionantes. Fijaros el corte en las monta√Īas por el que discurre la ruta.
Bulnes-Villa desde Bulnes-Castillo
Media vuelta y se ve la otra parte de Bulnes en medio del valle. Menudo sitio para vivir, recordad que es el √ļnico pueblo de Cantabria sin carretera para llegar en coche. Como para ponerse enfermo una noche de invierno. Qu√© vistas. Qu√© sitio m√°s majo. Qu√© solete m√°s rico. El lugar perfecto para sentarse en una roca, sacar papeo de la mochila y comer como un se√Īor con toda la tranquilidad del mundo.
Aspecto de Bulnes-villa
Ampliamos un poco para ver el pueblo. A la izquierda est√° el cementerio, luego la iglesia y en el centro casas y bares. Arriba a la derecha hay alg√ļn molino, cuadras donde guardan ganado y un poco m√°s al centro aunque no se distingue hay un mirador que saldr√° en la siguiente etapa del relato.
Iglesia en Bulnes-Castillo I
Poco m√°s me quedaba por ver en Bulnes-Castillo. Cuando empezaba la bajada me fijo que esta casa tiene una cruz encima. Pues ser√° otra iglesia, digo yo. Voy a echar una ojeada por la puerta.
Iglesia en Bulnes-Castillo II
Efectivamente, al fondo se ve un altar con la estatua de un santo. Metemos c√°mara como buenamente se puede a trav√©s de los barrotes y ya tengo foto del interior. Es sencilla, pero funcional. Menuda papeleta para el cura que destinen aqu√≠, puedes escoger entre vivir perdido en medio de las monta√Īas o darte una caminata de casi tres horas por la ladera de la monta√Īa cada vez que le toque oficiar misa. Luego se quejar√°n de la falta de vocaciones, pero que te puedan mandar a Bulnes debe ser como cuando la mili era obligatoria y en el sorteo todo el mundo rezaba para que no les tocara Ceuta o Melilla.
Iglesia en Bulnes-Castillo III

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies