El museo del ferrocarril (I)

Decía en otra entrada que llegado septiembre me había entrado un arrebato museístico, fui a ver el MAS otra vez, una exposición en el Palacete del Embarcadero, otra en el Casyc, pasé por el Museo de la Catedral y como aún no lo había visitado nunca, también por el Museo del Ferrocarril. Un lugar que seguramente desconozca la inmensa mayoría de santanderinos y no me extraña, porque bien escondido está.
Camino del Museo del Ferrocarril
Para llegar hay que entrar al parking de la Renfe e ir andando hasta el final. Aparecen unos almacenes de Correos y ahí seguimos caminando por un tramo recién asfaltado en dirección a la nueva pasarela que une Marqués de la Hermida con la calle Alta.
Ascensor de la pasarela
Menuda cantidad de hormigón metieron en esa pasarela y pedazo ascensores tiene. Otro de los sitios que tengo apuntado en la lista de visitas pendientes y ahí sigue desde hace meses.
Mural en una pared
Conste que debería ir porque además han hecho un mural enorme allí al lado, en la parte trasera de unos garajes, y ya sabéis que es otra de esas cosas que siempre fotografío en cuanto tengo ocasión.
Cartel del museo I
Total, que seguimos caminando hasta llegar al final del tramo asfaltado y aparecen unas vías. Ahí vemos un cartel que nos indica en qué dirección seguir.
Pantallas de la policía local
En ese momento estamos justo detrás del edificio de la Policía Local. Por una ventana se divisa la sala de pantallas, supongo que será el lugar donde se reciben las imágenes de todas las cámaras distribuidas por la ciudad.
Tomates en un bidón
A mano izquierda una caseta medio en ruinas con un barril a la entrada del que nace una tomatera bien hermosa. Aún estaban verdes los tomates, pero el que lo ha plantado dentro de poco se podrá hacer unas ensaladas de película, nada que ver los tomates de verdad con los insípidos que venden en muchos supermercados.
Cartel del museo II
Cartelito, giro a la izquierda y seguimos otros cien metros antes de llegar a la puerta del museo que viene siendo esto de aquí, un almacén enorme dentro del terreno de la estación reconvertido en el Museo del Ferrocarril. Ahora que lo pienso, el ayuntamiento andaba dándole vueltas al tema de retirar de aquí las vías y poner en su lugar un par de rascacielos y un parque. Veremos que sucede con este museo si ese plan se lleva adelante.
Entrada del museo del ferrocarril
Las visitas empiezan a las siete y media de la tarde, dos minutines después llegamos nosotros y la visita ya había comenzado, una puntualidad que ya quisieran muchos de los trenes que pasan por aquí al lado.
Pared con cuadros y explicaciones
Las primeras explicaciones son sobre un montón de objetos colocados en la pared, máquinas de tren antiguas, mapas de las primeras líneas férreas, fotos de estaciones del tren que ya no están, la historia del ferrocarril en Cantabria, etc.
Pared en el museo del ferrocarril
Hay un montón de objetos distrubuidos por allí, objetos variados que van desde uniformes, paneles informativos, billetes antiguos, máquinas de cobrar, un montonazo de cosas que ver y que te van a explicando detalladamente. Como curiosidad, nada de esto es oficial o gubernamental, todo está gestionado por la ACAF, la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril, que vive de lo que puede conseguir en forma de ayudas así que si véis esa hucha abajo a la derecha que dice “Donativo voluntario” rascaros un poquito el bolsillo, que aquí hay mucho trabajo, mucha afición y mucho esfuerzo para que todo esto pueda visitarse gratuitamente.
Revisor y tableros indicadores

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR