El museo del ferrocarril (II)

Continuamos con la visita al Museo del Ferrocarril en Santander, que comenzó aquí. Vista la primera sala junto a la entrada, pasamos a una segunda donde lo que más destaca es una maqueta gigante con varios trenes circulando.
Maqueta de tren en el Museo del Ferrocarril II
La maqueta es grande, pero grande, grande. Así a ojo de buen cubero le calculo entre ocho y diez metros de largo, con un montón de vías, túneles, puentes y otros elementos. Además de la maqueta hubo explicación sobre señales y faroles, esos que podéis ver sobre la vitrina.
Maqueta de tren en el Museo del Ferrocarril I
Siguiente sala: montones de revistas sobre trenes, señales, aparatos, maquetas de antiguas estaciones, placas, fotos… madre mía todo lo que se aprende allí. Lo curioso es que te van contando, contando, contando, se hace de lo más ameno y los minutos vuelan que da gusto, sobre todo a mi que me encantan estas cosas.
Explicaciones en el Museo del Ferrocarril
Esta es la sala que visitábamos ahora. Fijaros al fondo, porque hay una maqueta restaurada de más de un metro de larga de una locomotora a vapor hecha en 1936 por José Múgica Terán y que en su momento funcionaba perfectamente.
Sala con revistas y maquetas
Primer plano de la locomotora a escala, con su caldera, sus tuberías de cobre, toda una obra de ingenería.
Maqueta de máquina de tren
Y por fin pasamos a las dependencias contiguas, donde están los modelos de verdad. La primera es una locomotora restaurada que destaca lo suyo pero no tanto como el maniquí que tiene delante de una jefa de estación en tiempos pretéritos. Bata, pañuelo negro, zapatillas de andar por casa y banderín rojo para dar salida a los trenes.
Jefa de estación
Llegamos a la quitanieves sobre railes, una pedazo máquina que me dejó alucinado. Es enorme, gigante, sus buenos tres metros de alto y diez o doce de largo, pintada además de rojo chillón. Fijaros qué frontal más impactante tiene con ese rastrillo quitanieves y esa doble defensa delantera.
Locomotora quitanieves
Pero la trasera tampoco se queda atrás, dos aspiradoras gigantescas para tragarse la nieve y mandarla por encima hasta una distancia de veinte metros.
Trasera de la quitanieves I
Mirad qué trastos, cada uno de estas hélices puede medir tranquilamente un metro de alto. Como para que te pille un dedo…
Trasera de la quitanieves II
Aquí cartel con agradecimiento al ayuntamiento de Santander por restaurar la quitanieves no hace mucho, seis meses escasos.
Cartel de la quitanieves
Justo delante se puede ver otra máquina, una de esas locomotoras de maniobras de pequeño tamaño que construyó bajo licencia la Sociedad Española de Construcción Naval. Este es la Naval 1315 que en origen tenía motor diesel, alucinad, de Rolls-Royce aunque nos dijeron que luego fue sustituido por un Barreiros.
Maquina tractora

2 comentarios Escribir un comentario

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR