La capilla de los Corro

Dentro de la iglesia de San Vicente de la Barquera se puede ver escondida en una esquinita la “Capilla de los Corro”, encargada por el inquisidor Antonio del Corro allá por 1521 para albergar su tumba y la de la parentela. Como de la suya ya hablé hace tiempo, hoy toca el resto de la capilla que se ve así desde fuera.
Capilla de los Corro I
Eso del suelo es una trampilla que va a dar a una cripta-osario. Lo del fondo a la derecha es la tumba del inquisidor realizada ni más ni menos que en mármol de Carrara, se ve que le iban bien los negocios o que le daban una comisión por cada hereje reconvertido en hoguera. A su izquierda está otra tumba de una pareja.
Capilla de los Corro II
Se supone que son los abuelos del inquisidor, Fernando del Corro y Catalina Calderón. Según un cartel son unos cien años más antiguos, aunque haciendo números no me salen las cuentas de cómo unos abuelos pueden tener cien años más que el nieto. Claro que si el Papuchi tuvo un hijo a los noventa años ya me creo todo lo demás.
Capilla de los Corro III
A la derecha os habréis fijado que hay algo de colorines. Y tanto, un altar que otra cosa no sé, pero columnas de colorines tiene todas las que quieras. Pensé que aquel de Melide había marcado la cima en el campeonato de altares espantosos, pero aquí le ha salido una competencia muy dura.
Capilla de los Corro IV
¿Y el frontal? Con unos azulejos encargados probablemente a la misma empresa que forró la barra del Solórzano. No entrará éste dentro del grupo de los altares más elegantes, eso os lo garantizo.
Capilla de los Corro V

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR