La mala memoria

Lo de la memoria de un servidor es algo curioso. Para chorradas, tonterías y sinsentidos tengo una retentiva espectacular, fuera de ahí mis capacidades memorísticas caen en picado para alcanzar el culmen del desastre en lo que a recordar listas de cosas se refiere. Me aprendo tres elementos y con el cuarto automáticamente olvido el primero así que ya la tenemos liada. Recordar una lista de diez elementos me puede llevar tranquilamente dos días y a las dos horas haberla olvidado de nuevo.

Con estas premisas no es raro que apunte todo lo que pueda y cuando voy a sacar fotos retrate todo cuanto cartel o referencia encuentro por el camino. Es que si no ya me explicaréis, tres años después de haberla sacado me encuentro con esta foto. ¿Dónde era esto, que ni me suena?
Iglesia de San Martín I
Detrás del banco hay una estatua bastante desmejorada sobre una columna de piedra. Será única, sí, tendrá su historia, pero tampoco me dice donde es aquello.
Figura sobre columna
Vista de la iglesia por la parte de atrás, con la torre del campanario que le han adosado. Madre mía… ni idea, esto puede ser en cualquiera de los mil pueblos de Cantabria.
Iglesia de San Martín II
¿Y esta casona? ¿Qué será? ¿Porqué la habré retratado? Pues por suerte tenía un cartel delante según el cual se trata del Museo de la Cantería “Rodrigo Gil de Hontañón”. Un cartel, bieeeennnn…
Museo de la cantería
A partir de ahí todo viene rodado, visita al Google, localizas el lugar en el barrio Cereceda de Rasines, puedo volver a verlo en el Google Maps, Turismo de Cantabria le dedica una página también y la iglesia pasa a ser la iglesia gótica de San Martín.

Gracias a otro cartel fotografiado recuerdo que esta piedra con agujero en forma de cruz es una ventana monolítica, hay ocho distribuidas en varias fachadas de iglesias o casas del pueblo en los alrededores. Muy bonitas, muy artísticas, pero anda que en invierno no debe entrar fresquito por ahí, que la zona de Rasines (entre Ampuero y Ramales de la Frontera) es de bastante frio y humedad.
La ventana monolítica
Lo dicho, si tú también tienes mala memoria procura apuntar o fotografiarlo todo, que nunca se sabe cuándo vas a necesitar acordarte de algo. Claro que luego llega un día y te sorprendes de tus increíbles capacidades para recordar detalles microscópicos. Por ejemplo, esta fuente con escudo, grabados, leoncito y dos señores portando garrotes. Fue verla y me vino a la cabeza “anda, si esa es la barandilla del puente que va a la plaza de toros de Ampuero“. ¿Cómo lo recuerdo con esa claridad? No tengo ni la más remota idea, será que la neurona tiene querencia por los puentes rojos con barandillas en zigzag…
Fuente con figuras

1 comentario Escribir un comentario

  1. Me alegro por el homenaje a los canteros en general que dejaron el mapa lleno de obras de arte para deleite de muchísimas generaciones posteriores. Eran auténticos magos con la piedra y yo me siento muy afortunada de poder disfrutar el fruto de sus manos encallecidas.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR