Los muertos a la espera

Allá por julio de 2014 y una vez visitado el Túnel de la Engaña me sobraba tiempo así que opté por esa costumbre tan mía como es carretera y manta a ver donde aparecemos. Crucé el puerto de Estacas de Trueba para disfrute de mi coche, que el pobre en su anterior vida no había pasado más allá de Torrelavega, y acabé en las merindades burgalesas, concretamente en un pueblo de nombre cuanto menos curioso: Las Machorras. Allí me zampé un bocata jamonero con una clara de cerveza que me sentó de fábula tras todo el ejercicio tunelero mañanero.
Pancarta en un pueblo de Las Merindades I
Justo cuando me iba veo por el rabillo del ojo esa pancarta que cruza la carretera nacional. Paro, me fijo y la retrato porque seguro que la cosa tiene miga. Se hace una ampliación del cementerio sin licencia de obra y sin permiso de Sanidad. Claro, pasa lo que pasa, denuncia al canto, Iberdrola tampoco está de acuerdo, el cura no deja usar los nichos nuevos y los vecinos cabreados.
Pancarta en un pueblo de Las Merindades II
Ná, esas minucias tan habituales en este país. Si se muere alguien me imagino que los familiares tendrán que meterlo en el arcon frigorífico a la espera de que el señor juez dictamine el futuro del cementerio…

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR