Los Picayos de Tanos

Parece mentira cómo cambian las cosas en unos metros. A escasa distancia de otra de esas rotondas que meten miedo se encuentra un conjunto escultórico a la vez que palco que me dejó anonadado.
Auditorium de los Picayos I
No es por el color amarillo. No es por el reborde en hierro oxidado. Es por esas dos estatuas. Parece mentira que no dejan de ser unos tubos doblados, pero el cerebro inmediatamente lo asocia con un paisano y una paisana bailando. Del izquierdo a√ļn cabr√≠a una incertidumbre sobre si es un berbiqu√≠ gigante de dise√Īo, pero el de la derecha no ofrece la menor duda.
Auditorium de los Picayos II
Se nota que el autor del conjunto ten√≠a el d√≠a experimentador cuando lo dise√Ī√≥, baste ver las formas o donde situ√≥ la puerta de entrada. Ahora que si as√≠ funciona y les resulta c√≥modo, no ser√© yo el que ponga un pero.
Auditorium de los Picayos III

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies