Viendo al diablo a los ojos (IV)

Vamos a finiquitar por fin el relato de mis aventuras por el mirador de los Ojos del Diablo tras la parte primera, segunda y tercera. Por fin hab√≠a llegado a lo m√°s alto, luego al mirador y emprend√≠a la bajada tras otro par de excursionistas que hab√≠a encontrado arriba. Ellos iban en direcci√≥n al parking, lugar de comienzo de la ruta ¬ęoficial¬Ľ pero que me dejar√≠a bien lejos del coche, as√≠ que a medio camino decid√≠ (hacer el burro una vez m√°s) que lo bonito era innovar e intentar llegar a Sonabia en l√≠nea recta. All√° vamos. Por aqu√≠ creo que es…
Ruta entre helechos
Primero aparece un pedregal. Me interno en √©l pero tras recorrer cincuenta metros me doy cuenta que bajar toda la monta√Īa saltando de piedra en piedra no es una opci√≥n. Marcha atr√°s y vamos a buscar se√Īales de alg√ļn camino. Aparece un indicador de sendero. ¬°Co√Īo qu√© bien! Eso es que por aqu√≠ hay una ruta. Si, si, haberla hayla, pero de haber sabido c√≥mo es, hubiera huido directamente en direcci√≥n contraria.
Marca en la piedra
Por lo de pronto no era muy complicado, senderillo bastante estrecho entre los helechos y las piedras. Una media hora de bajada llevaba ya cuando me encontr√© aqu√≠. Lugar impresionante por las vistas, por la altura y porque en cuanto te asomas al precipicio y ves c√≥mo sigue el camino, se me pusieron los pelos (que no tengo) de punta. Es una pena porque fotogr√°ficamente es imposible describir la sensaci√≥n, aunque apuntara la c√°mara hacia abajo y sacara una foto no se notar√≠a la inclinaci√≥n ni c√≥mo era el camino. A ver si os puedo ilustrar con palabras: cansado como un perro tras todo el d√≠a caminando por la monta√Īa, el agua se acab√≥ hace un par de horas, la niebla que s√≠ que no pero est√° ah√≠ amenazando con cubrir el camino, de pronto me encuentro al borde de un trozo de monta√Īa que es casi vertical y la ruta continua serpenteando por un caminito de tierra estrecho y zigzagueante monte abajo. Sinceramente, es la primera vez que siento miedo en la monta√Īa. Me vi en un lugar donde un resbal√≥n equival√≠a a palmarla seguro, porque caer√≠a monte abajo y rebotando piedra tras piedra dudo que quedase muy entero. Por supuesto no ten√≠a equipamiento como cuerdas o similares. Y lo que es peor, no sab√≠a c√≥mo segu√≠a el camino porque desde arriba ve√≠a los primeros diez metros pero nada m√°s.
Sonabia y la ballena al borde de la bajada
Os pongo ahora un par de fotos desde abajo para que se vea cómo era el panorama. Esto es lo que había bajado desde la cima hasta donde estaba ahora. Costó, pero era relativamente fácil.
Primer tramo de bajada
Y esto es lo que venía a continuación. Un servidor estaría arriba en el centro, en esa hondonada donde se para la niebla. Fijaros qué pinta tiene el primer tramo de bajada y cómo no exagero nada al decir que un paso mal dado y llegas rodando hasta abajo.
Por aquí hubo que bajar
Por si fuera poco, tenía visita. Varios de estos, que anidan allí mismo, rondando por la zona.
Buite volando frente a mi
A este le veo cara de estar esperando un bocadillo gordito rodando ladera abajo.
Primer plano del buitre
¬ŅQu√© se hace en estos casos? Se sienta uno en una piedra tranquilamente a descansar, se van analizando las diversas posibilidades y a ver qu√© discurrimos. Volver atr√°s se me hac√≠a muy cuesta arriba, no s√≥lo por todo lo que ten√≠a que subir hasta lo alto del monte sino porque adem√°s tendr√≠a que bajar todo el tramo hasta el p√°rking y luego hacer unos cu√°ntos kil√≥metros caminando hasta el coche. Saqu√© la c√°mara y fui repasando las fotos que hab√≠a sacado desde mi llegada para ver si pod√≠a deducir c√≥mo era la bajada. Esta es la zona por donde andaba.
Monte Sonabia y la bajada dichosa
Concretamente en este tramo. Yo estaba arriba a la derecha. Se puede ver que el inicio de la bajada es complicado pero luego mejora. Me mov√≠ un poco por los alrededores y encontr√© unas marcas de sendero, luego poder, se debe poder ir. Vamos a intentarlo entonces y que sea lo que dios quiera…
Tramo superior de la bajada
Empieza la bajada. Pasito a pasito, asegurando más que nunca, agarrándome además a los árboles, matorrales, piedras y cualquier cosa que pudiera aliviar el peso que cargas sobre cada paso para ayudar a disminuir el riesgo de patinazo. No hay fotos, porque a pesar de sacar fotos en cualquier lugar y circunstancia, ni por asomo se me hubiera ocurrido soltar una mano para sacar la cámara. Es más, metí la cámara dentro de la mochila para evitar que pudiera tropezar al hacer las curvas del zigzag. Con eso iros imaginando el percal. Media hora de tensión que se me hizo eterna pero que por fin me dejó al pie de una bajada mucho menos vertical y más fácil desde la que se veía otra vez la playa y el punto donde inicié la ruta.
Playa e inicio de la ruta
Segu√≠ bajando con todo el cuidado del mundo, aunque fuera m√°s f√°cil segu√≠a siendo bastante inclinada y poco recomendable bajarla rodando por haber pegado un patinazo. Otra media hora y agotadito aparec√≠ por fin justo delante de mi coche, aparcado frente a un asador-restaurante donde me fui directo para meterme entre pecho y espalda una cerveza porque me lo hab√≠a merecido. Madre m√≠a qu√© hart√≥n a caminar, m√°s de cinco horas dando vueltas montes arriba y monte abajo, qu√© cansera, qu√© sed y c√≥mo tengo los pies de hechos polvo…

Resumiendo, y con una imagen se entender√° mejor. Este es el monte Candina. La ruta ¬ęoficial¬Ľ es la marcada en naranja, llega hasta los ¬ęOjos del Diablo¬Ľ que es el punto donde hay un c√≠rculo rojo. No es nada complicada. Como un servidor prefiere hacer sufrir a mi compa√Ī√≠a de seguros de vida, me fui por el camino indicado por la flecha amarilla, rodee el monte, sub√≠ por detr√°s hasta llegar al punto indicado por la flecha roja, baj√© a los ¬ęOjos del Diablo¬Ľ y luego baj√© hasta Sonabia por donde indican las flechas verdes. Aqu√≠ s√≠ que se ve c√≥mo la bajada que escog√≠ es ligeramente vertical y aunque no figure escrito, de las que vas con los huevos en la garganta. Una y no m√°s Santo Tom√°s…
Recorrido por Monte Candina
Tras la cerveza, recuperado el √°nimo y las fuerzas aprovech√© para ir a la punta que hay al otro lado de la playa. Desde lo alto hab√≠a visto gente paseando por all√≠ y ya que estaba, era una pena no aprovechar para pasarme, m√°s a√ļn contando que vas en coche y s√≥lo recorres a pie el √ļltimo tramo de cien metros. Merece la pena por las vistas que tiene de Monte Candina, de la playa y de la Ballena de Ori√Ī√≥n.
Gente visitando el vértice geodésico
Con un vértice geodésico decorado a base de grafitti, menos sosos que los habituales de color gris.
Vértice geodésico sobre la playa
Hay que ver lo bien que se lo pasaban los surferos con las olas que entraban ¬ęa presi√≥n¬Ľ hacia la playa. Estos s√≠ que saben, ah√≠ al solete, disfrutando del mar. En cambio a otros nos gustan los animales as√≠ que se nos da por subir montes, hacer el burro, sudar como cerdos, ejercer de cabras, cansarnos como perros y descansar junto a buitres. Somos raros, somos.
Surferos en la ola

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies