Camino de Piedrasluengas (I)

Pocos puertos de monta√Īa c√°ntabros me quedan por visitar. Si por mi fuera los habr√≠a recorrido todos hace tiempo, pero el s√ļbito deceso de mi querido Ford Focus me dej√≥ sin veh√≠culo para excursiones en d√≠as de diario y a la parienta es complicado enga√Īarla y llev√°rmela a ver un monte pelado en Quintopino del Pas en fin de semana. A√ļn as√≠ un d√≠a la convenc√≠ para ir a ver un sitio muy pero que muy bonito llamado Piedrasluengas. Si hubiera un centro comercial ser√≠a m√°s f√°cil persuadirla, pero al no haberlo toca emplear mis malas artes sabedor de que su venganza por llevarla a un monte perdido me saldr√° car√≠sima v√≠a Visa en rebajas. Una pena que no disfrute con lo bueno del mundo rural, porque a ver en qu√© parte de Santander puedes ver un monumento ni m√°s ni menos que al urogallo como hay en la carretera que conduce al puerto de monta√Īa.
Monumento al urogallo I
Que bonito, un pavipollo cantarín en lo alto de una peana. Fino y elegante como la fuente de la cabra de Islares.
Monumento al urogallo II
¬ŅV√©is esas nubes del fondo? ¬ŅA qu√© molan? Pues hacia ah√≠ precisamente nos dirig√≠amos. Es entonces cuando caes que si vamos a ver Piedrasluengas y est√° todo lleno de nubes, ni vas a ver Piedras ni Luengas, ni nada de nada. A ver quien es el guapo que convence a la parienta para volver a semejante sitio ¬ęporque quer√≠a sacar otro par de fotos¬Ľ. Me corre a gorrazos por el Paseo de Pereda adelante, como si lo viera.
Nubes en la monta√Īa
Aqu√≠ la placa del monumento al urogallo, la m√°s grande gallinacea europea de la que milagrosamente a√ļn quedan ejemplares, conocida como era la afici√≥n de Super Manuel Fraga a tumbarlos a tiros, segun daba fe el urogallo disecado en el albergue de Ancares. Esto es como un art√≠culo de la wikipedia, pero en bronce.
Monumento al urogallo III
Ah, el autor es Antonio Rodr√≠guez ¬ęel Cabu√©rnigo¬Ľ, a quien se nota que le gustaban las estatuas de animales porque tambi√©n es el autor del monumento a la vaca Rignalda de Torrelavega que vimos hace unos d√≠as.

No es esto el √ļnico monumento monol√≠tico de la zona. Justo enfrente hay una cruz casi atropellada por el guardarrail.
Cruz en la carretera I
Hombre, así no luce mucho pero los cables por detrás tampoco contribuyen a mejorar el panorama. Triste homenaje le hacen a quien figura en la inscripción de la cruz, José Canteli García, médico de Tudanca fallecido el 23 de febrero de 1960.
Cruz en la carretera II
¬ŅQu√© es Tudanca? El pueblo c√°ntabro que se divisa al otro lado del monte. T√≠pico pueblo c√°ntabro de media monta√Īa, con sus casonas, sus prados y su carretera llena de curvas, que no son nada comparado con las que nos esperaban unos kil√≥metros m√°s adelante.
Tudanca
A su derecha aparece La Lastra, t√≠pico pueblo c√°ntabro de media monta√Īa, con sus casonas, sus prados y su carretera con menos curvas. Al fondo se divisan las monta√Īas por las que discurre el puerto de Piedrasluengas. Se me empiezan a poner los dientes largos s√≥lo con ver ese panorama.
La Lastra II
Anda, qu√© curioso, si aqu√≠ tambi√©n tienen esa curiosa costumbre de poner piedras en el tejado para evitar que vuelen las tejas. S√≥lo que aqu√≠ no hacen con en otros lados, que distribuyen las piedras sin orden ni concierto. Aqu√≠ parece que ha venido el excelent√≠simo ilustr√≠simo ingeniero municipal a situar las piedras seg√ļn la normativa europea.
Piedras en los tejados
Tan ensimismado estaba en la admiraci√≥n de pueblos, montes, tejados y piedras que ni me hab√≠a dado cuenta de la presencia en las inmediaciones de un reba√Īo de ovejas peludas escaladoras contempl√°ndome con cara de ¬ęuufffff… qu√© hartas estamos de paparazzis¬Ľ.
La Lastra I
Todas, menos una. Esta otra asomaba a mi izquierda y como posaba la jodía, aquí la tenéis en plan Kate Moss lanuda. Me miraba, cambiaba de pose, hacía ojitos, qué colorido ese blanco en la ladera con el verde de fondo. Ganas me dieron de adoptarla y tratarla como una reina con tal de que se coma el césped en el jardín, que menudo aburrimiento es pasar la cortacésped una y otra vez en cuanto llega el verano.
Oveja escaladora

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies