El Pedregal de Castro Urdiales

Castro Urdiales tiene oficialmente dos playas, la de Ostende al oeste y la de Brazomar al este. Sin embargo si te metes por el casco viejo, concretamente por la parte que da hacia los acantilados, llegas a otra llamada “El Pedregal” como se puede ver en el mural sobre esa fachada.
El Pedregal de Castro Urdiales I
Playa, en su acepción de superficie cubierta de arena, francamente, no hay mucha. Esas gradas están pensadas para que la gente tome el sol y así evitar tener que tumbarse en las piedras, algo que no parece muy apetecible.
El Pedregal de Castro Urdiales II
No por nada, es que aquí encima se debe estar de todo menos cómodo. Es curioso cómo cambia el color donde llega el agua, menuda diferencia de tonos entre las piedras mojadas y las secas.
Piedras en vez de arena
Sin embargo lo verdaderamente curioso de esta playa es que no tiene salida al mar, es como la de Gulpiyuri, está cerrada por un acantilado y el agua entra por un hueco entre las piedras allá al fondo.
El Pedregal de Castro Urdiales III
En las rocas frente al solarium hay dos estatuas de dos niños. Uno de ellos tirándose al agua, al estar en un lugar bastante inaccesible permanece inalterada.
Estatuas en el Pedregal de Castro Urdiales II
El otro está en un punto donde se puede llegar fácilmente y así se ven los efectos secundarios: un brazo menos y la cabeza pintada en plan mohicano. Qué le vamos a hacer, cafres hay en todos lados.
Estatuas en el Pedregal de Castro Urdiales I

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR