En la cascada de El Bolao (II)

Volvemos a la cascada de El Bolao, concretamente al punto donde en la primera entrada dec√≠a que se pod√≠a montar un picnic con unas vistas magn√≠ficas. Nos damos la vuelta y por el otro lado aparecen los acantilados en los que se rod√≥ aquel spot de Nestle Extrafino y por los que ya anduve triscando hace un a√Īo.
Acantilados desde El Bolao
La formaci√≥n rocosa que queda justo en la esquina tiene nombre, la llaman ¬ęel indio¬Ľ porque dicen que se parece a un indio. En fin… creo que hasta el cuarto cubata no le acabas de ver el parecido, aunque estar con esa carga alcoh√≥lica al borde de un acantilado viendo indios no s√© si ser√° muy bueno para la salud.
El indio
Ya puestos casi veía otro indio en el acantilado que queda justo en la desembocadura de la cascada. Toda la vida haciendo el indio, es normal que ahora los vea por todas partes.
Perfil de acantilado
Claro que puestos a ver personajes nada como √©sta piedra que hay sobre el muro de una casa en el camino hacia el acantilado. Se ven clar√≠simamente la calva, la nariz, la boca y los p√≥mulos. Indio, lo que se dice indio, no es. Quiz√° de alg√ļn pueblo de al lado,
Cabeza
Lo mío con las caras es algo a estudiar. A la primera mirada que le eché al molino ya le vi la cara de asombro con esos ojitos y esa boca abierta. Desde entonces no fue el molino de El Bolao, es el molino Asombrao.
Cara en el molino
Como no pod√≠a ser de otra forma entramos a echar una ojeada dentro. Todo absolutamente en ruinas con el suelo hundido. Algo se mueve corriendo bajo las hierbas de una esquina, un bicho seguramente. Para que ve√°is c√≥mo funcionamos, la parienta se escapa asustada en el pleno convencimiento de que fuera lo que fuera nos iba a querer comer. Yo me voy directo a ver si es algo digno de ser retratado. Y efectivamente lo era: un lagarto de cara azul. Qu√© bicho m√°s bonito, curioso y colorido. El jod√≠o intentaba desesperadamente subirse a la pared. Otro con la certeza de que me lo querr√≠a comer. Quede usted tranquilo, se√Īor lagarto, que ya vengo comido de casa. Pose usted con tranquilidad para dar fe a mis lectores de mi presencia y una vez hechos los tres retratos de rigor, el que v√©is, otro en que el lagarto posa erguido con la mano en la barriga cual Napole√≥n de las tierras c√°ntabras y un tercero en la misma pose que John Travolta en ¬ęPulp Fiction¬Ľ cuando baila con Uma Thurman (retratos de los cu√°les s√≥lo mostrar√© el primero para no zaherir la dignidad del saurio de bolsillo √©ste) proced√≠ a despedirme de √©l y en busca de nuevas fotograf√≠as part√≠.
Lagartija de cara azul
Ultimo detalle: los postes que han colocado al borde del acantilado. Cuando los vi me qued√© como asombrado… manda huevos que hayan tra√≠do la l√≠nea telef√≥nica justo por donde m√°s estropean las vistas.
Poste reconvertido I
Pero hete aqu√≠ que me empiezo a fijar y las cosas no me cuadran. Adem√°s de la ausencia de cables, el poste est√° metido en la piedra con un sellado alrededor a base de espuma de poliuretano (un aislante, como sistema para fijarlo me parece un poco extra√Īo), otro poste est√° sobre un bloque de cemento y unos neum√°ticos viejos. Para rematarlo todo, la parte superior del poste es algo m√°s que raro. Pero raro, raro, raro, aunque habiendo visto aquel dispositivo anticalambres gallego ya casi nada me puede asombrar en este campo.
Poste reconvertido II
Al lado hab√≠a un par de pescadores con cuatro ca√Īas. Estos soportes parecen tener una anilla en los laterales donde podr√≠a encajar el mango de una ca√Īa de pescar… ¬Ņser√° para que la gente los use como soportes de sus ca√Īas y pescar salvando el desnivel del acantilado? Quien sabe… a ver si en otra visita descubro su funci√≥n.

7 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies