En un poblado cántabro (II)

Vamos con la segunda entrada sobre el Poblado Cántabro de Argüeso que visité hace unos días. En la primera mostraba la aproximación y unas vistas generales. Esta entrada irá más sobre los detalles aunque empezamos con otra vista general desde lo alto del poblado. Cuando estábamos aquí arriba nos explicaron el porqué de que esté unos kilómetros alejado de Argüeso: para dar la misma sensación que tendrían sus primitivos habitantes. No hay casas a la vista, ni cables, ni torres eléctricas… nada, vistas despejadas y silencio como hace dos mil años. Milagro, una foto de paisaje sin los tres puñeteros cables de rigor, es que no me lo puedo creer…
Vistas desde lo alto del poblado
Durante la visita vas entrando en cada cabaña y una vez dentro te explican de todo. Desde cómo se construían, qué materiales empleaban y porqué la distribución interior era así. Aquí tenéis a Alicia en plena explicación. Es increíble, una hora de visita y de tan entretenido que me lo pasé parecía que solo hubieran sido diez minutos.
Explicando qué es cada cosa
Ejemplo de unos cuántos trastos variados que hay en cada cabaña. Todo está pensado para ver, tocar, probar, sentirlos, es un gustazo si lo comparamos con otros museos de los de “mírame y no me toques”.
Interior de una cabaña I
Cerámica, metal, telas, vestidos, adornos, hachas, espadas, todo bien explicadito, puedes preguntar lo que quieras, tocarlo, probarlo, unas ideas muy gamberras me venían a la cabeza en la contemplación de hachas tan hermosotas pero vamos a abstenernos de darle rienda suelta a la imaginación que enseguida te cuelgan el sambenito a poco que descabeces un par de visitantes.
Interior de una cabaña II
Curiosidades de la vida: las cabañas tienen la puerta hacia el sur, que es por donde entra más luz y los dormitorios hacia el este, que es la segunda dirección más cálida. Como no había Ikea en aquellos años, la cama tocaba hacérsela rellenando con paja una esquina y poniendo una piel encima. Aquí se añadieron unos asientos para poder escuchar las explicaciones cómodamente sentaditos.
Interior de una cabaña III
Tejados había de dos tipos. Primero se hace la estructura circular con ramas de avellano y a continuación se cubre todo con centeno, que bien puesto y mantenido puede llegar a durar ni más ni menos que cincuenta años, o con brezo (ese material con el que se hacían escobas) que puede llegar a durar cinco años. La diferencia es notable. Evidentemente surge la pregunta: ¿porqué usar brezo pudiendo usar centeno? Muy simple, si donde está el poblado no hay centeno, ya me dirás cómo van a hacer techos con ese material… ah, coño, no había caído…
Interior de una cabaña IV
No sólo fuera había calaveras de animales. Colgada de la pared se podía ver ésta, que debe ser de un corzo a juzgar por el tamaño y por la forma de la cornamenta.
Calavera de animal I
O este otro, que no necesita mucha explicación. Con esos cuernos retorcidos todo el mundo imagina a la primera que se trata de un carnero.
Calavera de animal II
El poblado no está acabado y siempre necesita arreglitos. Cada cierto tiempo toca volver a recubrir las paredes así que agua y tierra para hacer adobe, manitas para untarlo en la pared. Otra curiosidad más que aprendí es que los tejados los arreglan o renuevan en días cuanto más secos, mejor, para que la humedad no los pudra. En cambio las paredes se recubren en días húmedos para que seque lo más lento posible y no se agriete el adobe. ¿Quién se lo hubiera imaginado?
Adobe para las paredes
También tenían la reproducción de una estela cántabra del tamaño de una persona. Ejemplo de lo bien que vienen unas explicaciones: para mi lo de dentro son unos muñequitos esculpidos ahí. Cuando te explican el significado, la parte inferior pasa a ser la representación de un guerrero muerto en la batalla al que no entierran sino que dejan que se lo coman los buitres (animales sagrados) para favorecer la entrada en el paraíso (la imagen superior), donde llega triunfante a caballo y es recibido por dos dioses cubiertos por pieles de lobo. La leche… cuanto simbolismo en cuatro monigotes…
Estela cántabra
Lo dicho… que si os pilla cerca vayáis a visitarlo, merece la pena, es un proyecto de lo más interesante, lo mantienen a cuenta de las visitas y es una dosis de cultura en estado puro. El mismo día podéis visitar el Castillo de Argüeso a tres kilómetros del Poblado, comer en el Albergue el Montero de Soto y a la vuelta comprar unas Reinosas en Casa Vejo. Os sale la jornada redonda y cunde el día que da gusto.

2 comentarios Escribir un comentario

    • Viendo el panorama mal no vendrían, porque ya me veo plantando tomates, lechugas y criando gallinitas en casa. 😉 Es sorprendente porque cuando te lo van contando pasito a pasito te das cuenta cómo entendían la naturaleza para beneficiarse, y cómo habían tenido que discurrir para hacerlo. Nada que ver una típica visita con esta visita tan bien explicada.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR