Visita del Malaspina

El año pasado se pudo visitar el buque Cantabria de la Armada Española, que se pasó por Santander del 11 al 14 de septiembre coincidiendo con el mundial de vela (véase relato del acontecimiento en parte 1 y parte 2). Este año no hay mundial pero sí que vienen barquitos, el primero en llegar ha sido el buque hidrográfico A-31 Malaspina que estuvo amarrado junto a la Comandancia de Marina el fin de semana pasado.
Buque Malaspina en Santander
Pese al mal tiempo, brumoso y con lluvia fina, allá fuimos a echarle una ojeda. Evidentemente no es el buque Cantabria del año pasado, este tiene un tamaño mucho más reducido (58 metros de eslora) y se visitaba bien rapidito. Primero nos enseñaron a proa una muestra de los aparatos que llevan para cartografiar el fondo marino, junto con unas imágenes de un barco hundido, luego pasamos al puente de mando y allí otra explicación de los ordenadores que gestionan los datos obtenidos con los aparatos anteriores. Como a mi estas cosas me encantan, por allí andaba atento a todos los mandos, paneles, botones y demás.
Interior del buque Malaspina II
Eso sí, cuando vi el interior de un rack (ese armario para almacenar servidores, cables, conexiones, etc) casi me da un ataque de repelús. Habiendo trabajado con cosas de estas y me gustaba dejar todo bien curiosito y presentable, fue ver esa maraña de cables y ganas me daban de pedir un destornillador, unas bridas y en un cuarto de hora os dejo esto como los chorros del oro. Maniático que es uno…
Interior del buque Malaspina I
Sales por la otra puerta del puente de mando y te dirigen ya a la escalerilla de salida, ni se pasa por la popa ni por el interior del barco. Aún así me desvié ligeramente para echar una ojeada a los dos cañones de 20mm que había tras el puente de mando, otros trastos que también interesa ver.
Cañón de 20mm en el buque Malaspina I
Ya que la visita se hizo francamente corta bien podían habernos hecho una demostración de tiro al blanco con los barquitos de la bahía o largándole pepinazos a las pelotillas del Centro Botín, que aunque no se vea es lo que quedaba justo al fondo. No por nada, es que estas cosa que hacen ruido y destrozo a la vez suelen ser muy del agrado del populacho (entre el que me incluyo, claro).
Cañón de 20mm en el buque Malaspina II
Esta semana (creo) vendrá el A-33 Hespérides y también se podrá visitar, aunque el plato fuerte será el buque de asalto anfibio “Castilla” que pasará por la ciudad a principios de julio. Enorme de tamaño, con un montón de material y hasta helicópteros (espero), ese sí que no me lo pierdo ni de broma.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR