Nos vamos de cementerios (IV)

Pero qu√© olvidada tengo aquella costumbre m√≠a de visitar cementerios y contar aqu√≠ los hallazgos. Creo que el √ļltimo que visit√© era el de la Ballena, en Castro Urdiales, y de esto ya ha llovido un rato. No lo encontr√© especialmente interesante a pesar de ser ¬ęBien de Inter√©s Cultural¬Ľ desde 1994. Raro que es uno, ser√° por llevar la contraria.
Entrada al cementerio
Lo de arriba es la entrada, lo de aquí abajo el típico cartel explicativo donde te cuentan historia, obra y milagros de su construcción así como las tumbas más destacadas.
Cartel en la entrada
Había una llamativa nada más entrar a mano izquierda. La lápida será poca cosa, pero menuda estatua y sobre todo menudo pedestal que le han colocado por detrás.
Tumba con figura I
A la figura de arriba se le notaba el paso del tiempo en forma de l√≠quenes pegados en la t√ļnica y en la mitad de la cara. Malo no ser√≠a pasarle una Karcher cada veinte a√Īos ahora que est√°n tiradas de precio.
Tumba con figura II
Seguimos recorrido y una de esas que me dan tan mal rollo con la lápida reventada hacia fuera. Quien sabe, igual le pusieron otro pedestal con estatua y en un vendaval de esos que vienen cada invierno se cayó la figura sobre la lápida.
Tumba rota
Otra monumental, bonita, s√≠, pero no espectacular ni le encontr√© nada especialmente destacable salvo la hiedra que poquito a poquito la iba invadiendo. A la velocidad que crece, como se despisten un a√Īo acaban teniendo que buscar la tumba con un machete en plan Indiana Jones.
Tumba con hiedra
Siguiente, un pante√≥n por el centro. Bonito, se√Īorial, pero que me deja totalmente indiferente. Si no hay carnaza, no me motiva.
Panteón requetefino
Pasamos por delante de la tumba de Arturo Duo Vital, compositor. Por curiosidad busco quien es, a ver si ten√≠a algo especial pero no. Naci√≥ en Castro Urdiales, muri√≥ en el mismo sitio, fue un virtuoso de la m√ļsica pero tampoco hay mucho m√°s.
Tumba de Arturo Duo Vital
Huy, mira, qu√© bonito… un adorno con forma de libro en el que aparece pintado el faro y la iglesia de la ciudad, elegante y discretito a la vez.
Con libro de fotos
Bueno, va mejorando la cosa, aqu√≠ una de esas modernidades que te encuentras de cuando en cuando. Lo malo de las innovaciones ¬ęa la moda¬Ľ en estos campos es que pasados unos a√Īos cansan y se ven desfasadas, pero mira, por lo menos es algo diferente.
La tumba de los vértices geodésicos
No iba muy bien el d√≠a, no… quien me iba decir que todo lo interesante estaba en la otra esquina del camposanto. Pero para verto tocar√° esperar unos d√≠as…

A punto casi de ser tierra

Cachis en la mar, qu√© cabeza la m√≠a. Hace d√≠as fui a ver una exposici√≥n colectiva bastante maja llamada ¬ęA punto casi de ser tierra¬Ľ en el Casyc, organizada por la agrupaci√≥n de fot√≥grafos ¬ęEspacio Imagen¬ę. Saqu√© una foto, la edit√©, la dej√© lista para publicar y avisar de la exposici√≥n por si alguien m√°s quer√≠a ir a verla… pero me olvid√©. Pues nada, sirva esto como indicaci√≥n que la exposici√≥n que hubo, para la pr√≥xima prometo andar m√°s espabilado dando la novedad…
A punto de ser tierra

Nos-otros son otros

Adem√°s de las cuevas, en el exterior de ¬ęEl Soplao¬Ľ hay un mont√≥n de cosas qu√© retratar: bien sean los paisajes, las panor√°micas o incluso unas cosas ¬ęart√≠sticas¬Ľ de esas modernas que hab√≠a por all√≠, no s√© si temporalmente o forman parte habitualmente de las instalaciones. Primero un huevo c√≥smico que mostraba al final de la entrada del enlace anterior y bien cerquita, una cosa que no acabo de ver muy claro c√≥mo funciona o c√≥mo debe ser usada. Concretamente, esto:
Nos-otros son otros I
Dos chapas plateadas puestas en vertical, amarradas por cables al suelo e impolutas en cuanto a limpieza y brillo de modo que si te pones detr√°s y ves entre las dos planchas puedes contemplar el panorama. O a lo mejor es para ponerse en el centro y verte reflejado hasta el infinito y m√°s all√°. O para taparte del viento que sopla all√° en lo alto. O freir un huevo gracias al reflejo del sol. O son para que la parienta se retoque el maquillaje, quien sabe, al no haber manual de instrucciones toca inventarse el modo de uso.
Nos-otros son otros II
Tal invento recibe por nombre ¬ęNos-otros son otros¬Ľ con lo cual ¬ęme quedo como estaba¬Ľ, que dir√≠a mi madre. Este autor hizo una exposici√≥n en Salamanca donde juega con los espejos, que seg√ļn el artista ‚ÄúSon espacios vac√≠os que solo se habitan al mirarlos. Cuando no estamos ante ellos estas m√°gicas superficies ignoraran este mundo‚ÄĚ. Vale. Para la pr√≥xima vez ya s√© que hay que meterse en el medio a ver si no me llevo un susto con el t√≠o tan feo que se refleja en el metal.
Cartel de Nos-otros son otros

Mensaje muy importante

B√°rcena mayor, bonito pueblo del interior de Cantabria, preciosas casas y calles empedradas por las que caminar sin prisa, con parsimonia, olvid√°ndose del resto del mundo. En medio del pueblo, la iglesia como suele ser habitual.
Iglesia de B√°rcena Mayor
Veo un pasadizo que cruza bajo el campanario. Mira, no me voy a quedar con el antojo de cruzarlo, all√° voy.
Pasadizo bajo la iglesia
A mano derecha una oquedad cuadrada en la que distingo una nota pegada a la pared. ¬ŅQu√© ser√°? ¬ŅHabr√°n secuestrado al cura y dej√≥ una nota indicando su paradero? ¬ŅHabr√° sucedido algo extra√Īo en este rinconcito?
Cartel en el pasadizo
Pues no, se trata de algo más mundano. Así que ya lo sabéis, si pasáis por Bárcena Mayor, por favor, no hagáis pis contra la iglesia.
No hacer pis

Aquí no llueve

Qu√© curioso es esto del clima. Mientras en mi tierra natal estaban cayendo chuzos de punta, inund√°ndose las ciudades con la primera ciclog√©nesis explosiva de la temporada y el mapa de lluvia ten√≠a una pinta as√≠ de apetecible…
Lluvia en Galicia
…justamente al mismo tiempo se ha presentado por aqu√≠ el viento sur y las previsiones para el fin de semana son de pel√≠cula, sobre todo contando que estamos a pocos d√≠as de noviembre.
El tiempo en Santander
Evidentemente esto hay que aprovecharlo para turismo, fotos y gastronom√≠a, que cuando nos queramos dar cuenta se revira el clima y nos pasamos tres meses seguidos viendo caer agua. ¬°A disfrutar se ha dicho y ma√Īana dios dir√°!

Altamira por fin (II)

En una primera entrada describ√≠a mi paso por el museo y la neocueva de Altamira. Cuando salimos del edificio principal vi un camino enlosado por el que iba una parejita. Digo yo que si van por ah√≠ algo habr√° que ver… por lo menos espero que no vayan con intenciones de pegarse el lote y les aparezca yo de carabina…
Camino de lo antiguo
En primer plano una placa con un par de bisontes esculpidos por Jes√ļs Otero, el del museo de Santillana del Mar, junto con el t√≠pico cartelote explicativo.
Bisontes de Jes√ļs Otero
A continuaci√≥n aparece una explanada con dos animales simulados. Aqu√≠ se hacen talleres neandertales, puedes probar las armas que usaban en aquella √©poca tirando contra los bichos. A juzgar por los intentos que hac√≠an los tres que estaban haciendo punter√≠a no debe ser demasiado f√°cil. Desde unos diez metros de distancia fallaban por m√°s de un metro. Uno de ellos deb√≠a ser el monitor del taller y en su mejor tiro le dio al ciervo en el hocico. Si comer dependiera de su punter√≠a me parece que iba a pasar tanta hambre como el perro del afilador…
Tiro al animal
Anda, un edificio moderno. ¬ŅY esto para qu√© sirve? Seg√ļn dice a la entrada aqu√≠ hay exposiciones temporales. Pues habr√° sido en otro tiempo, porque hoy est√° cerrado.
Sala de exposiciones temporales
Delante había un pedazo monolito con placa conmemorativa a Marcelino Sáenz de Sautuola, descubridor de la cueva, aunque con el sol en lo más alto y justo a contraluz. Si no llega a ser por San Photoshop no se vería nada de nada.
Monolito conmemorativo
¬°Anda! La entrada a una cueva. ¬ŅQuieres ver qu√© por aqu√≠ se entra a la Cueva de Altamira verdadera? Por supuest√≠simo, cerrado a cal y canto con barrotes en la puerta.
Entrada a la cueva de las estalactitas
Será que en la época prehistórica ya había normativa de seguridad en locales cerrados, porque la cueva tiene salida de emergencia por otra esquina. O eso, o que aquí se reunía la mafia de Vito Cromagnone y tenían otra salida disponible por si había redada.
Salida de emergencia de la cueva
Ahora una reflexi√≥n en voz alta. Cuando vay√°is a ver algo como esto, echadle una ojeada antes a un mapa, a un plano, a cualquier cosa que os d√© un poco de informaci√≥n. Como un servidor iba en plan pachanga total ni me molest√© en enterarme qu√© hab√≠a que ver por all√≠, as√≠ que sal√≠ sin saber que esa entrada no es de la cueva de Altamira, sino de la Cueva de Estalactitas. En lo alto de una colina vimos una casa vieja con unos andamios por fuera y supusimos que estar√≠an arreglando cualquier cosa. Ni me molest√© en fotografiarla. Pues mira t√ļ, es la ¬ęcasa de 1924¬Ľ, la primera edificaci√≥n destinada a la gesti√≥n de la cueva, Y la entrada a la cueva de verdad est√° justo al lado de la entrada de la casa. Pat√©tico lo m√≠o, lo s√©. Son las cosas de tener el d√≠a vago.
Mapa de Altamira

¬ŅQui√©n sabe donde?

Y ya que hablamos de monicreques, ¬Ņd√≥nde se habr√°n ido aquellos cinco monigotes gigantes que decoraron la calles de Santander durante el Mundial de Vela? ¬ŅLes habr√°n dado vacaciones? ¬ŅSe habr√°n ido a otra ciudad en busca de nuevas oportunidades? ¬ŅTendremos que llamar al Paco Lobat√≥n para que los encuentre?
Monigote del Mundial de Vela

Monicreques variados

Otro detalle que me encant√≥ de la catedral santanderina son las columnas. No por la columna en si, o por la forma, sino por los ¬ęmonicreques¬Ľ que es como se le llama en Galicia a los mu√Īecos o monigotes. Si es que no hay columna sin sus figuritas, adem√°s no son las t√≠picas de leones, aguilas, angelotes y dem√°s. Que va, que va, aqu√≠ hay lo que parecen ser unos arquitectos con sus aparatos de arquitectura, mapas, compases y dem√°s.
Monicreques I
El que parece el maestro cantero agarrando una columna y con su martillo en la otra mano. Es curioso, pero las formas de la caras o los peinados son muy actuales. Ya me gustaría saber qué representan.
Monicreques II
Estos tambi√©n son de una piedra moderna, pero con gente m√°s antigua lloriqueando o mes√°ndose las barbas. ¬ęAlgo habr√°n hecho¬Ľ, que dir√≠a mi madre.
Monicreques III
Es feo, el jod√≠o… ¬ŅAl de la derecha le han puesto un cuerpo de animal? ¬ŅY ese que asoma justo por detr√°s?
Monicreques IV
Ampliamos un poquito más para ver el conjunto completo y aparece otro que hasta nos echa la lengua. Qué bonito, voy a hacer lo mismo con el cura en misa a ver si le gusta.
Monicreques VI
No s√≥lo hay personas, tambi√©n encontramos perros, lobos o el bicho que sea, tir√°ndole de las orejas a una vaca. Eso, eso, lo mismo al cura a ver si le gusta…
Monicreques V
Co√Īas aparte, si me descuido creo que pas√© m√°s tiempo mirando los ¬ęmonicreques¬Ľ que el resto de la catedral. Y no ser√° porque no tenga cosas que ver, sino por la cantidad de columnas ilustradas que ves por todos lados en su interior. Aunque conste en acta que no s√≥lo se pueden ver dentro, nada m√°s acercarme a la fachada ya hab√≠a visto que el asunto me iba a gustar. Si les tiro del rabo, me muerden el codo…
Monicreques VII
Uno en un arco…
Monicreques VIII
…y otro al otro lado del mismo arco. No ser√°n como los de la Catedral de Salamanca pero me pueden valer.
Monicreques IX

Juancho

Os quiero presentar a Juancho, la √ļltima incorporaci√≥n en cuanto a bichos de cuatro patas que se ha producido en mi casa. Lo encontr√© un d√≠a en el exterior guareci√©ndose entre las tumbonas del porche. Al ver la puerta abierta se col√≥ dentro de casa. Como uno es buena persona y al √ļnico reptil que desprecio es a mi suegra, lo fui guiando para echarlo fuera sin hacerle da√Īo. Otro d√≠a lo volv√≠ a encontrar fuera. Y otra vez. El t√≠o se nos ha hecho un okupa de las tumbonas as√≠ que lo adoptamos. Como ya es de la familia tambi√©n lo bautizamos y le ha tocado ¬ęJuancho¬Ľ, en honor al famoso lagarto del mismo nombre.
Juancho
Hoy por la ma√Īana se me ha vuelto a colar dentro. Cualquier d√≠a me lo encuentro en la cocina, amorrado a la botella del Martini. Juancho, Juancho, no me provoques que con esas cosas no se juega…

En la playa de Ondarreta

Para este oto√Īo tengo ya planificados unos cu√°ntos destinos. Bosques, montes, interior, Francia y tambi√©n San Sebasti√°n, que llevo no s√© cu√°ntas visitas, he subido al Monte Igueldo pero no al Urgull, al otro lado de la bah√≠a. A eso hay que irle dando soluci√≥n ya mismo.
Monte Urgull e isla de Santa Clara
S√≠ que he recorrido el Paseo Nuevo que rodea el monte, pero de momento nunca puse mis pies en lo alto a pesar de haber subida y prometer muy buenas vistas. A ver c√≥mo enga√Īo a la parienta para que se apunte. Quiz√° dici√©ndole que H&M ha abierto una tienda nueva en la parte superior y hacen un 50% de descuento a quien suba andando. Lo malo de usar excusas tan viles y ruines es que un vez arriba y comprobado que no hay ni rastro de tal tienda, lo m√°s probable es que yo bajara rodando ladera abajo con la huella de un zapatazo en mi culo.
Monte Urgull
Creo que en otra entrada anterior ya había mencionado que la playa de la Concha no ocupa la bahía de San Sebastián de cabo a rabo, sino sólo hasta un poco más de la mitad. El resto es la playa de Ondarreta, de la que desconocía totalmente su existencia hasta que pasé por allí.
Playa de Ondarreta I
La frontera entre ambas playas la marca una punta rocosa que complica el paso de la una a la otra para los paseantes y tuvieron que taladrar para que los coches la cruzaran por un t√ļnel. Ojo si lo atraves√°is porque al salir (en direcci√≥n al centro) hay un radar m√°s viejo que Matusal√©n pero multa igual que si fuera nuevo.
Playa de Ondarreta II
En la parte de Ondarreta más cercana al Igueldo hay un monumento hecho a base de tres cilindros gigantes de hormigón.
Monumento en la playa de Ondarreta
Ese monolito marca el punto donde estuvo en tiempos la prisi√≥n de Ondarreta, construida en 1890 y cerrada en 1948. Seg√ļn esta placa, durante la √©poca del t√≠o Paco all√≠ ten√≠an encerradas cientos de personas a la espera de darles pasaporte, pero para un viaje de s√≥lo ida.
Cartel de la prisión de Ondarreta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies