La primavera se asoma

Por fin, por fin, aunque hoy todav√≠a caiga algo de agua empiezan los d√≠as de calorcito, de sol, de alegr√≠a y de andar zascandileando por ah√≠ alegremente. En casa como siempre que llega la primavera tocan las tareas t√≠picas para acondicionarla: cortar la hierba (que en invierno casi no crece), fregotear los muebles de jard√≠n para eliminar la ro√Īa acumulada, que dentro de nada estaremos tomando el sol fuera y comiendo en la terraza como los se√Īoritos. Claro que no todo es bueno, llegada esta √©poca vuelven mis queridas amigas las hormigas. Reaparecen de golpe y porrazo, un d√≠a de pronto ves una hilera interminable de puntitos negros movi√©ndose por el suelo y ya puedes tomar medidas que estas no tienen educaci√≥n y no entienden de buenos modales, a la mas m√≠nima se te cuelan en la cocina y en las alacenas en busca de todo aquello que se puedan zampar.
Hormigas en casa
Suerte que desde el a√Īo pasado tengo un aliado incre√≠ble: el gel antihormigas de Fertiberia, este de color verde.
Gel antihormigas
¬ŅQu√© aparecen? Echo unas cu√°ntas gotas en alguna esquina y all√° se van como locas a por √©l. En la primera foto pod√©is ver c√≥mo se ponen, aparecen en tropel a com√©rselo. Luego se marchan tranquilamente a su hormiguero y no s√© qu√© pasar√°, pero no vuelven. Un par de d√≠as que repito la misma faena es una semana o diez d√≠as de tranquilidad, no veas lo que se agradece porque entrar en casa y encontrarte la cocina invadida de hormigas es una sensaci√≥n incomparable.

El fechador enmascarado

A finales del a√Īo pasado hab√≠a hecho ya alguna entrada comentando ¬ęel s√≠ndrome del fechador¬ę, no s√© quien, como ni porqu√©, pero alguien iba dejando fechas aqu√≠ y all√° por los alrededores de Polientes. La semana pasada volv√≠ por esos andurriales y viendo esta caseta en un lateral de la carretera, voy a parar para retratarla y de paso le cambio el agua al canario.
Caseta en un lateral
La caseta estaba justo delante de esta se√Īal, que como es costumbre de la casa fotograf√≠o tambi√©n para tener una referencia del lugar por donde andaba.
Quintanilla de Rucandio
El interior tampoco es muy all√°. Lo justo para guarecerse en caso de lluvia y una chimenea donde poder hacer un fuego por si hace mucho fr√≠o en el exterior. Por relatos de una persona que trabaj√≥ all√≠ hace unos a√Īos os puedo garantizar que en invierno s√≠ que hace fr√≠o con ganas y no es raro despertar con menos diez grados en la calle. Ojito que no digo ¬ęcon menos de diez grados¬Ľ, digo con menos diez grados, -10¬ļC, que no es lo mismo.
Interior de la caseta
¬°Sorpresa! ¬ŅQu√© me encuentro dentro de la caseta? Una fecha de hace diecinueve a√Īos en una de las contraventanas.
Fecha en la caseta
Salgo, echo una ojeada a la se√Īal de la segunda foto ¬Ņy qu√© me encuentro? Otra fecha m√°s, esta de hace ocho a√Īos.
Fecha en la se√Īal
¬ŅY en la se√Īal de enfrente? Otra fecha m√°s, de hace nueve a√Īos. Sigo sin saber a qu√© viene esto, sigo sin saber quien ser√≠a, y sigo con curiosidad. Nimguna noticia encontr√© en internet pero no hay problema, tarde o temprano alguna pista encontrar√© y a partir de ah√≠ ser√° pan comido hallar la respuesta.
Fecha en otra se√Īal

Orujo con caramelo

De cara a una comilona en casa con unos amigos compr√© una botella de Licor de Orujo con Caramelo de la marca Sierra del Oso (empresa de la zona de Li√©bana) para alegrar los postres. ¬°Ay madre m√≠a la que hice! ¬°Ay, qu√© cosa m√°s buena! Suave, dulce, no rasca nada en la garganta, gusta tanto a la se√Īora como al caballero, baja que da gusto, chupito va chupito viene se fomenta la ch√°chara y las relaciones sociales, ya sab√≠a yo que no pod√≠a empezar a probar estos licores c√°ntabros porque iba a ser una perdici√≥n…
Orujo con caramelo

A Luis Bustamante y Quevedo

Pasando por Molledo vi un par de cosillas as√≠ que me par√© a echar una ojeada. La primera que os comentar√©, aunque realmente fue la segunda que vimos, es un peque√Īo parquecito con pilastra redonda en medio. As√≠ a lo lejos se distingu√≠a lo que parece ser una placa y eso ya es raz√≥n suficiente para ir a verla m√°s cerca que de todo siempre se aprende algo.
Parque en Santa Cruz de Igu√Īa
Efectivamente, pilastra con retrato en relieve de un paisano junto con una inscripción debajo.
Monumento a Luis Bustamante y Quevedo
Inscripci√≥n… que escasa o nula informaci√≥n me puede dar a juzgar por su estado, habiendo pasado antes una recua de gamberros arrancadores de letras. No hay problema, hay otra placa.
Detalle borrado del monumento
S√≠ que hay problema- La placa se halla en un estado que no se lee sino que hay que descifrarla. Podr√≠a, que conste, pero no me voy a molestar porque…
Placa del monumento
…porqu√© al ladito hay otra inscripci√≥n m√°s y esa s√≠ que se lee f√°cil. Monumento y parque dedicado a Joaqu√≠n Bustamante y Quevedo, ilustre marino nacido en Santa Cruz de Igu√Īa y benefactor de la zona.
Inscripción del monumento
Como tantos marinos en una √©poca en que la armada espa√Īola se dedicaba a guerrear por el mundo adelante, falleci√≥ en Santiago de Cuba en 1898 tras ser herido en una batalla en la que unos 800 espa√Īoles no s√≥lo se enfrentaron a 20.000 estadounidenses sino que adem√°s les hicieron una escabechina de cuidado.

El museo de la campana

¬ŅTe gustan las campanas (el chocolate ¬ęLa Campana¬Ľ de Elgorriaga no cuenta)? Pues que sepas que en Meruelo hay un museo dedicado a tales artilugios, justo al lado de la iglesia sin perros.
Cartel del museo de la campana
Aqu√≠ ten√©is la fachada, no sale el interior porque un servidor aparece a horas intempestivas en los que el resto del personal est√° comiendo o haciendo otras cosas y claro, pasa lo que pasa, que no voy a llamarles y pedirles que dejen la sopa en el plato para venir a ense√Īarme las campanitas a mi.
Museo de la campana en Meruelo
Si vosotros quer√©is ser m√°s considerados ya sab√©is, llamadita a este n√ļmero de tel√©fono y concertar una cita para echarle una ojeada a la gran cantidad de campanas que tienen all√≠ expuestas, no en vano la zona de Meruelo tiene tradici√≥n artesana en esas faenas.
Horario y del museo de la campana
Esta es la placa que luce junto a la puerta de entrada y en la que indica que es la colecci√≥n Abel Portilla. ¬ŅQui√©n es esta persona? Pues un conocido maestro campanero c√°ntabro. Pero no s√≥lo √©l, los Hermanos Portilla tienen un taller campanero por la zona de Gajano donde hacen relojes monumentales, relieves y esculturas adem√°s de campanas (evidentemente). Si os interesa siempre pod√©is echar una ojeada a su web, donde aparece una recopilaci√≥n de los trabajos que han realizado.
Placa del museo de la campana

All√° va la boya abollada

Anda que no tiene historia ni n√° la boya-carrusel esta. La colocaron en los jardines de Pereda y se supon√≠a que era una especie de juego educativo en el que los ni√Īos hac√≠an girar el tiovivo con forma de boya marina y eso generaba energ√≠a que encend√≠a la luz de la parte superior. Por lo menos en teor√≠a, porque al poco de instalada se torci√≥ y adi√≥s muy buenas. Dicen que fue por subirse adultos en ella, algo que indica una previsi√≥n escasa porque estaba m√°s que claro que se subir√≠an adultos. Si no son los padres con sus ni√Īos ser√≠an los que hacen botell√≥n, los que pasan por ah√≠ de noche y quieren hacer la gracia, los que se quieren sacar una foto simp√°tica y sabe dios cu√°ntos m√°s. Llamaron a la empresa que la puso, reparaci√≥n y patapaf, otra vez cascada. La semana pasada fui a ver c√≥mo va la ampliaci√≥n de los jardines hacia el Centro Bot√≠n y tumbada la vi otra vez. Va a ser cuesti√≥n de ponerle tornillos m√°s gordos esta vez porque sino va a pasar m√°s tiempo averiada que en funcionamiento.
Boya averiada

Una ma√Īana en Cabo Mayor (I)

Finiquitada la serie de entradas dedicada a un domingo cualquiera vamos con otra dedicada a lo que se puede hacer una ma√Īana de s√°bado que amanece soleado. Y es que sol, luz y cielo azul es sin√≥nimo de vamos corriendo a dar una vuelta por alg√ļn lado, con lo poco que duran los intervalos de buen tiempo en esta √©poca si llega uno hay que disfrutarlo siempre que se pueda. Y con lo que me gusta a mi la costa con acantilados, un destino perfecto para entretenerme la ma√Īana de un s√°bado son los alrededores del faro de Cabo Mayor. Fijaros qu√© panorama, qu√© tranquilidad, que aire, qu√© luz, qu√© todo…
Acantilados de Cabo Mayor
Hala, vamos a caminar un rato y eso que las tentaciones son grandes y poderosas, allí al lado queda mi chiringuito favorito con su terracita llena de gente disfrutando esas rabas y esos chipirones a la plancha que están de morirse. Resiste Juan Carlos, resiste.
Chiringuito a reventar
Una excursión típica y sencilla consiste en pasar por la terraza del chiringuito con los ojos tapados como los burros para evitar caer en la tentación, en una esquina hay una salida en dirección a los acantilados que, por cierto, se están cayendo a trozos. Este es el primero que aparece y menudas rocas se han desprendido de ahí. Las veces que me di una vuelta por aquí ya pude ver que las piedras están muy cuarteadas y no me dan excesiva confianza, pero bueno, siempre esperas que caigan una o dos pero no un trozo tan grande.
Derrumbamiento en la costa
Justo sobre ese acantilado encontramos este monolito del que ya habl√© anteriormente. A pesar de lo que diga la se√Īal, para mi es imposible resistirme a esa sensaci√≥n de apoyar el pie en el borde y lentamente asomar la cabeza para ver qu√© hay abajo. Casi se podr√≠a definir como tendencias suicidas sabiendo c√≥mo est√° el lateral en la foto anterior.
En recuerdo de los fallecidos I
Esta es la placa del monumento en recuerdo de los cuatro j√≥venes que se llev√≥ el mar hace casi cuarenta a√Īos.
Placa en el monumento de recuerdo
Lo que nunca había visto y descubrí esta vez eran dos inscripciones grabadas en los acantilados. Una con los nombres de tres de ellos, boy scouts fallecidos al llevárselos una ola.
En recuerdo de los fallecidos II
Otra por separado con el nombre del cuarto, que muri√≥ tres a√Īos antes al despe√Īarse mientras practicaba monta√Īismo en los acantilados. Debe ser costumbre porque las rocas est√°n llenas de argollas y lo que parecen ser clavijas de escalador.
En recuerdo de los fallecidos III
Viendo el percal casi va a ser mejor que me deje de tanto acercarme a los bordillos y pegar saltos entre las rocas, no vaya a ser que le toque venir a la parienta a grabar mi nombre en una de las rocas. Y lo que es peor, se me acaben los s√°bados de triscar como una cabra para reposar luego frente a una cervecita fresca y unas rabas en el chiringo de arriba.
Costa y acantilado

El nacimiento del río Gándara

En el quinto cap√≠tulo del relato novelado de un domingo cualquiera hac√≠a referencia al mirador sobre el r√≠o G√°ndara. Lo encontr√© a la segunda, la primera vez (un mes antes) anduve dando vueltas por los alrededores y acab√© llegando al nacimiento del mismo r√≠o, al que se accede por una desviaci√≥n en la √ļltima curva que hay antes de llegar al pueblo de La G√°ndara. Para qu√© lo vamos a negar, como es habitual no ten√≠a ni idea de que all√≠ estuviera el nacimiento y aparec√≠ de puro milagro, pero aparec√≠ que al final es lo que cuenta.

Tras la desviación de la curva hay que seguir unos tres kilómetros por una carretera en un estado bastante mejorable hasta llegar a un parque vallado en el que destaca un antiguo molino, o eso supongo a juzgar por la piedra de moler que se ve apoyada en el árbol. Que parte del río pase bajo el edificio también ayuda a deducirlo.
Antiguo molino en el río Gándara
Un cartel junto a la valla de madera nos aclara todo lo habido y por haber en cuestiones del río, del entorno y de los valores que tiene la zona. Hala, sigamos andando a ver de donde sale todo esto.
Cartel en el Nacimiento del río Gándara
Un canal desde una peque√Īa represa env√≠a agua suficiente para alimentar el molino. Aunque ya no hay moliendas este se ve muy nuevecito y cuidado, luego ver√©is porqu√©.
Nacimiento del río Gándara I
Pues aqu√≠ es donde nace el r√≠o G√°ndara. En ese punto justamente. Una peque√Īa charca en la esquinita del todo de la cual mana m√°s y m√°s agua, se une a la que va saliendo por otras charcas similares y al final se junta un caudal respetable.
Nacimiento del río Gándara II
En la foto del canal que va hacia el molino se puede ver que finaliza en un enrejado. Esa verja protege un par de tomas de agua grandotas, no sé si será para algo de lo que se desarrolla en el interior o para llevar agua a alguno de los pueblos que hay cerca.
Toma de agua en el antiguo molino
¬ŅY porqu√© se ve√≠a tan nuevo todo? Porque aquello ya no es molino sino un centro de reproducci√≥n de alevines de trucha en cautividad, quiz√° para repoblar r√≠os o para mandarlos luego a una piscifactor√≠a. La pena es que por delante hab√≠a unas mallas pl√°sticas tapando la visi√≥n hacia el interior de la casa y no se ve√≠a nada. Habiendo videovigilancia tampoco era plan quedar retratado para la posteridad como el gamberro que salt√≥ la valla para sacar una foto, as√≠ que nos quedamos sin ver los tanques donde estar√°n los alevines.
Cartel en el antiguo molino

Obras en Gamazo

Tengo que aprovechar alguna de estas tardes para volver a pasarme por el entorno del muelle de Gamazo, la √ļltima vez que anduve por all√≠ cerca fue hace un par de semanas y hab√≠a una especie de plataforma flotante poniendo pilotes en el agua.
Obras en el muelle de Gamazo I
Tras todo lo que le habían hecho a este muelle para el Mundial de Vela pensé que se habrían acabado las obras por allí, pero claro, vienen elecciones y eso puede ser una tentación muy grande. A ver con qué nos sorprenden esta vez. Sea lo que sea por allí andaré para contarlo.
Obras en el muelle de Gamazo II

Beethoven en la hierba

Cuando anduve por la calle General D√°vila en busca de la √ļltima letra del Desvelarte 2013 pas√© delante de la sede del Icass, fotografi√© la maravillosa obra en hierro oxidado que tienen a su lado y el Conservatorio Jes√ļs de Monasterio que es ese edificio del fondo. Pero no deb√≠a andar excesivamente espabilado ese d√≠a porque me salt√© un detalle que lleva ah√≠ desde 1999. ¬ŅVeis eso situado sobre la hierba a la derecha de la imagen?
Conservatorio de Santander
Pues ¬ęeso¬Ľ es una estatua dedicada a Ludwig van Beethoven, un famoso furbolista del Bayern de Munich conocido porque se qued√≥ sordo de un balonazo. Como dec√≠a est√° en ese lugar desde 1999 y es obra de Ram√≥n Ruiz Lloreda, m√©dico, escritor y escultor, el mismo creador de otras como la de Corocotta, la Sardinera de Tetu√°n o los osos de la rotonda.
Estatua de Beethoven I
La pobre estatua también fue víctima del vandalismo y hubo una temporada que estuvo tirada en el suelo en vez de sentada sobre la piedra. Menos mal que no pasaron en esos momentos los de la fregoneta, porque semejante cantidad de metal a disposición de cualquiera es una tentación que seguramente no pudieran resistir.
Estatua de Beethoven II
P.D. Si, lo s√©, lo del Bayern de Munich…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies