Las gallinas hippies

Acostumbrado estaba yo a ver siempre el mismo modelo de gallina cuando íbamos dando una vuelta por Hondarribia, eché una ojeada a la finca de una casa en una de las calles cercanas al puerto y ¡caray! ¡Si tiene el césped lleno de gallinas jipis!
Gallinas peludas
Se trataba de unos ejemplares con las plumas m√°s ¬ęesponjosas¬Ľ, las patas tambi√©n cubiertas y pelos hasta en la cresta que casi se parecen m√°s a un gato de angora que a una gallina. Pens√© si ser√≠a una raza propia del pais vasco pero no, se trata de Gallinas Sedosas del Jap√≥n, raza oriental que fue importada a Europa. Mira qu√© bien, otra tonter√≠a m√°s que he aprendido hoy.

Tobog√°n √ļltimo modelo

Alucino con los toboganes que se pueden ver por aqu√≠. Este lo ten√©is en el Parque de las Llamas, aunque tambi√©n hay uno similar en la playa de la Magdalena. Modelo tubular doble, de acero inoxidable y totalmente cerrado para que ning√ļn ni√Īo se escape por un lateral. Incluso la plataforma desde donde se tiran tiene barandilla. Menuda diferencia con los que usaba yo de peque√Īito, con escalerilla de hierro que si te ca√≠as… te jorobabas, laterales descubiertos y final abrupto con caida al suelo de arena (cuando la hab√≠a). Cambian los tiempos y los toboganes una barbaridad.
Tobog√°n en el parque de las Llamas

A por el Tres Mares (III)

Seguimos con la subida al Pico Tres Mares en Alto Campoo. Primero vimos la carretera de llegada y el aparcamiento, luego el refugio y la cruz que hay al lado. Hoy vamos con el principio de la subida, muy facilita y por un camino de tierra de cuatro metros de ancho al principio desde el que volviendo la vista atr√°s se puede ver tanto el aparcamiento al pie de la monta√Īa como una telesilla en primer plano.
Telesilla en la subida
Tengo que reconocer que las instalaciones las vi como muy hechas polvo, con trozos rotos, maderas caídas, sensación de medio ruina. Esta es la caseta donde se pone el que controla el funcionamiento del telesilla. Está entera pero viendo dentro da la sensación que no le han hecho una reforma desde que la pusieron ahí.
Cabina del telesilla
Por no decir nada de la barandilla…
Barandilla casera
A lo que vamos, media vuelta y seguimos camino de la cima, observando que todo aquello parece haber originado por estratos plegados y erosionados. Hay piedras raras, muy raras, todas llenas de rayas.
Rocas en diagonal
Bajo el pedrusco anterior creo que estaba esta placa, dedicada a un padrenuestro que rezaron en lo alto del Tres Mares en 1949.
Placa en la pared
Tras una subida de quince minutos con paradas por el medio para verlo todo llegamos aquí, al pie de la subida final. La parienta echando pestes (como es costumbre), poniéndome verde (como es costumbre) y diciendo que si estaba loco (como es costumbre), que ella allí arriba no podía subir (como es costumbre).
Subida al Pico Tres Mares
Fue bonito ver bajar estos ni√Īos. Qued√≥ la parienta con la boca abierta y sin ganas de decir nada m√°s, porque si los ni√Īos subieron ya me dir√°s si ser√° f√°cil o no. Mujer de poca fe, que baja desde Fuente De a Espinama (casi) sin rechistar pero ve esta subida y se asusta…
Ni√Īos en el Pico Tres Mares
Ultima ojeadita antes de empezar la cuesta arriba de verdad. A la derecha se ve Pe√Īa Labra, esa monta√Īa a la derecha de todo que ver√©is en la siguiente entrada que forma m√°s curiosa tiene su parte superior.
Pe√Īa Labra
A la izquierda todo el valle de la estaci√≥n de esqu√≠ junto con el embalse del Ebro, m√°s claro al irse desvaneciendo la neblina ma√Īanera que hab√≠a cuando llegamos.
Embalse del Ebro a lo lejos
A media subida esto es lo que se ve. Una tropa de gente subida a una caba√Īa de piedra y un mont√≥n de antenas a la izquierda.
Tramo final de la subida
La caba√Īa de piedra no s√© si se seguir√° utilizando, pero parece en buen estado. Ser√° porque est√° cerrada a cal y canto, si estuviera abierta seguro que estar√≠a como el refugio de abajo.
Caba√Īa en la monta√Īa
No se puede decir lo mismo de las antenas. Estas dudo que emitan nada en este estado.
Antenas rotas
Siguiente cap√≠tulo: llegada a la cima. Pero eso ser√° dentro de unos d√≠as…

El Parque de Matale√Īas

En lo alto de Cabo Menor hay un campo de golf de nueve hoyos, una senda peatonal que bordea su per√≠metro hasta llegar al faro y cosa que no sab√≠a porque soy medio cateto, un parque bastante majo: el parque de Matale√Īas. Se puede entrar tanto desde la carretera que va al faro como desde la senda peatonal. El parque se ve cuidadito, con sus √°rboles bien recortados y la p√©rgola en estado de revista.
Parque de Matale√Īas
Dentro hay una casa estilo ingl√©s de lo m√°s maja, si me la dejan para vivir en ella no iba a ser yo quien dijera que no, aunque tengo que reconocer que soy m√°s de grandes ventanales y luminosidad a lo bruto que de ventanas peque√Īas y estrechas como se ven.
Casa en el Parque de Matale√Īas
Al lado un invernadero de una escuela-taller. Si me dieran las frutas, verduras y hortalizas que deben salir de ahí tampoco iba a decir que no.
Invernadero en el Parque de Matale√Īas
Dentro del parque hay un ¬ęcircuito deportivo¬Ľ destinado a esa gente que le hace ilusi√≥n cansarse gratis. Yo me abstengo hasta el d√≠a en que las rabas con vermut sea deporte ol√≠mpico.
Circuito deportivo en el Parque de Matale√Īas
También podemos encontrar, como no, una de mis queridas estatuas en hierro oxidado. Tiene un aire similar a otra que se puede ver a la entrada del recinto de la Magdalena y que ya tendría que haber mostrado aquí hace tiempo pero como esto es lo que es, saldrá quien sabe cuándo.
Monumento a Carmen Ruiz Gimeno
La placa nos indica que la estatua va dedicada a Carmen Ruiz Jimeno. Una b√ļsqueda r√°pida en internet nos lleva a la noticia del diario el d√≠a de su inaguraci√≥n para enterarme que la figura se llama ¬ęProposici√≥n de un vac√≠o¬Ľ y realmente est√° dedicada a todos aquellos fallecidos por culpa del c√°ncer.
Placa del monumento a Carmen Ruiz Gimeno
La vuelta por el parque discurre entre caminos de tierra, arboledas y peque√Īos puentes hasta llegar a un punto donde se divisa un peque√Īo estanque all√° abajo.
Estanque del parque de Matale√Īas I
Mira t√ļ, si hasta parece un sitio bonito y todo, l√°stima que est√© tan escondido. Ya puestos pod√≠an haberse estirado y puesto unos cu√°ntos bancos para sentarse aqu√≠ a rascar la barriga. Y unos patos para entretenerse, que ya lo dice la canci√≥n: ¬ępasamos muy buenos ratos echando pan a los patos, y cuanto m√°s pan echamos mejores ratos pasamos¬ę.
Estanque del parque de Matale√Īas II
Bajadas al agua hay unas cuántas, por si os queréis dar un chapuzón. Recomendar no os lo recomendaría.
Estanque del parque de Matale√Īas III
Y no lo digo porque el agua esté más sucia de lo habitual, es que hay tantos pescaditos flotando por allí que como hagáis un largo del estanque nadando váis a tragar tantos que os volvéis comidos para casa.
Peces en el estanque de Matale√Īas I
Con la afición que hay en Santander por la pesca es un milagro que a ninguno se le haya ocurrido venirse aquí a echar un anzuelo. Más fácil imposible lo de volverse a casa con la cesta llena sin el menor esfuerzo.
Peces en el estanque de Matale√Īas II

Lo m√°s de Lanzarote

Hoy toca hacer una recopilación de cosas curiosas que vi en el viaje a Lanzarote. Por ejemplo los candaditos, que allí también hay un montón. En el paseo marítimo de Puerto del Carmen se pueden ver un montón de cadenas llenitas de candados. Para que os hagáis a la idea, unos veinte tramos como este que se ve en la foto.
Candados en Puerto del Carmen
Se ve que aquí la gente viene más preparada porque los pone ¡incluso con sus fotos!
Candado con foto
Justo enfrente hay un bazar chino donde vas, te compras un candado de tu color favorito por dos euros y te prestan un rotulador gordo para que le pintes lo que quieras. Lo s√© porque la parienta se empe√Ī√≥ en poner un candadito y hubo que cumplir como un campe√≥n con selfie incluido (que nunca saldr√° en el blog todo sea dicho…).

Segunda foto: lo más kitsch que pude ver, un platano recortado con forma de delfin para poner en el borde de una copa. Por si fuera poco las traían con una antorcha de esas que hacen chispas. Más hortera imposible. Esto era en el chiringo donde el primer día vimos tocar un grupo musical que lo hacía bastante bien así que volvimos varias veces.
Delfín platanero
Lo m√°s curioso que me com√≠: queso frito con mermelada de cactus. Pero qu√© bueno estaba el jod√≠o… habr√° cosas m√°s extra√Īas, pero el resto de d√≠as casi siempre optamos por los pescaditos, que a mi me encantan y est√°n de un bueno que ni os cuento. Eso s√≠, tienen unos nombres m√°s raros que la leche: vieja, cherne, gueldes, bocinegro, etc.
Queso frito con mermelada de cactus
El vino m√°s rico que probamos: el Flor de Chasna rosado tinerfe√Īo. Dulce, fresco, bajaba que da gusto y milagro, no se sub√≠a a la cabeza. Pocos vinos bebimos, eso s√≠. All√≠ con el calorcito que hace entraba mucho mejor la cerveza, cerveza y m√°s cerveza.
Vino Flor de Chasna
Y por √ļltimo la incre√≠ble planta-cerebrito, uno de los c√°ctus que se pod√≠an ver en el Jard√≠n de Cactus creado por C√©sar Manrique en 1991. Si es que lo ves y lo primero que te viene a la cabeza es un cerebro.
Cactus cerebrito
Estas son unas cu√°ntas de todas las curiosidades que vi, poco a poco ir√°n saliendo m√°s…

La canal de San Juan

Aqu√≠ ya ha salido varias veces San Juan de la Canal. He mostrado la playa, un reloj de sol y hasta el topo hiperactivo que puebla el parque, pero nunca hice menci√≥n al origen de ese nombre. Es probable que se llame as√≠ porque en ese punto desembocan un par de arroyos formando una especie de canal, otra de esas palabras ambiguas que valen tanto en masculino como en femenino. De toda la vida hab√≠a dicho ¬ęel canal¬Ľ pero tuve que venir a Cantabria para enterarme que tambi√©n se puede decir ¬ęla canal¬Ľ, como en este caso.
San Juan de la Canal I
En la foto superior se puede ver la desembocadura encajonada entre el paseo de la izquierda y una mole de piedra por la derecha. Tambi√©n se ve c√≥mo el agua ha ido comi√©ndose la parte baja de la roca, algo que se distingue mejor en esta otra foto junto con la construcci√≥n abandonada en lo alto de una pe√Īa. Que pena que no haya profundidad suficiente, sino ser√≠a un lugar ideal para pegar saltos espectaculares como hacen en La Quebrada de Acapulco.
San Juan de la Canal II

Cuando todo sale al revés

Por la zona del Barrio Pesquero hay un solar vacío, vallado, con un montón de flores y fotos prendidas en la valla como si fueran un altar.
Valla con flores
Aqu√≠ las v√©is. Est√°n ah√≠ en recuerdo de un chaval de quince a√Īos que muri√≥ en ese punto a finales de 2013. Se les fue el bal√≥n con el que estaban jugando al techo de la nave que ocupaba el espacio ahora vac√≠o y no tuvo mejor idea que intentar subir al tejado para recuperarlo. Cay√≥ dentro y aunque una ambulancia se lo llev√≥ al hospital de Valdecilla, falleci√≥ poco despu√©s.
En recuerdo del ni√Īo muerto
Ese balonazo al techo, una nave en ruinas que no aguanta, esa loca idea de subir al tejado, todo se junta y todo sale al rev√©s con consecuencias tr√°gicas. A continuaci√≥n el ayuntamiento derriba la nave ¬ępor suponer un peligro¬Ľ y meses despu√©s hacen lo mismo (en plena campa√Īa electoral, todo sea dicho) con varias m√°s. Cuando veo estas cosas siempre me pregunto qu√© pasa en este pa√≠s, el reino del ¬ęno pasa nada¬Ľ, para que nunca se tomen medidas totalmente l√≥gicas hasta que no muere nadie. Somos as√≠, qu√© le vamos a hacer.

Curiosidades en Viérnoles

De Vi√©rnoles lo m√°s conocido es el ¬ęconjunto monumental¬Ľ, que como ya dije en otra entrada la verdad es que me decepcion√≥ un poco. Como and√°bamos por all√≠ aprovechamos para dar una vuelta al pueblo y hombre, lo que vimos monumental no era, pero s√≠ llamativo. Primero un pedazo piedro con cabra esculpida para conmemorar que tienen una bolera vecinal.
Escultura en la bolera de Viérnoles
Echo una ojeada a la izquierda y distingo una finca cerrada con un montón de cachivaches variados. El sexto sentido me avisa que saque la cámara, que aquí hay miga.
Casa en Viérnoles I
V√©ase si no. Ovejitas luceras, se√Īal de ojo con la caravana, dos columnas con sus correspondientes estatuas de escayola en la parte superior…
Casa en Viérnoles II
…caballo de verdad y caballitos rampantes de Ferrari sobre unas bases de piedra…
Casa en Viérnoles III
…ovejitas, m√°s columnas con figuras y una enorme columna en el centro con otra estatua de un joven llevando una cesta al hombro. A ver si el ¬ęconjunto monumental¬Ľ era el jard√≠n de esta casa y no el resto de casonas que hab√≠amos estado viendo antes.
Casa en Viérnoles IV

El aviso de las cookies

Supongo que ya habréis notado que al llegar aquí a partir de hoy os ha aparecido un cartelote abajo diciendo no se qué, no sé cuánto, Aceptar. También me imagino que estaréis hartos de verlo hasta en la sopa y ni lo leéis antes de darle a Aceptar para que desaparezca. Es el famoso aviso sobre Cookies, que por cuestiones de legislación europea se está haciendo obligatorio en todos lados donde simplemente se use el Google Analytics para una cosa tan tonta como saber cuanta gente visita el blog y alegrarnos a fin de mes cuando compruebo que el total no es cero patatero. Pues nada, aunque me dé una pereza horrible tendremos que ponerlo también no vaya a ser que la Unión Europea se mosquee y abra un proceso sancionador contra vamosacantabria.com, que no está el horno para bollos.
Google Cookies
Aunque bueno… si me abren un proceso sancionador igual me mandan unos d√≠as a Bruselas a gastos pagados para escuchar mi versi√≥n de los hechos y como soy insolvente de nacimiento dudo que me multen, pero el viaje y la estancia no me la quita nadie… no s√©… ¬Ņes majo Bruselas? ¬ŅMerece la pena? Es que si tiene muchas cosas que ver quito ma√Īana mismo el aviso y hala, a vivir peligrosamente se ha dicho…

Un variado de El Soplao

Va un variadito de im√°genes que me han quedado por aqu√≠ pendientes de la visita al Soplao. Ya mostr√© las cuevas, unas obras de arte en el exterior, otras estatuas m√°s, una panor√°mica y a√ļn as√≠ quedaron algunas cosillas en el tintero. La entrada con su oxidaci√≥n superlativa, por ejemplo.
Entrada al centro de visitantes
La placa inaugurativa que al final en estos casos es lo que cuenta.
Lo que realmente importa
Aunque no lo parezca, esto de la paisana bailando con un letrero debajo que dice ¬ędios es fumador¬Ľ es una obra de arte. O de ¬ęharte¬Ľ, no s√©, siempre tengo problemas para distinguirlas.
Dios es fumador
Otra obra m√°s. Por la pinta creo que es una pajarita de papel deconstruida.
Papiroflexia met√°lica
Tiene el edificio del Centro de Visitantes un saliente tan curioso como oxidado en la parte superior.
Mirador en lo alto
A ese saliente se puede acceder porque es un mirador. Buenas vistas y cartelito explicativo del panorama en primer plano.
Cartel en el mirador
Panorama que por cierto merece la pena, cosas de estar en lo alto. Se ven valles, monta√Īas y ese aparcamiento donde destaca sobremanera un veh√≠culo de color rojo que nos lleva por Cantabria adelante.
Vistas desde el mirador
Si serán bonitas las vistas desde el mirador que en la propia barandilla estaban un montón de moscas en grupo disfrutándolas. O eso, o era una reunión de la comunidad de vecinos, quien sabe.
Moscas en el mirador

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies