Por los puertos de Aliva (I)

Hoy toca empezar con otra nueva serie de mis aventuras por las monta√Īas que ya anticip√© aqu√≠. Hace un par de s√°bados nos acercamos hasta Fuente De con intenciones de subir el telef√©rico y desde all√≠ hacer la ruta por los puertos de Aliva hasta Espinama. Todo bastante llano y cuesta abajo para que, en vez de ir solo como es habitual, pudiera acompa√Īarme la parienta en esos nueve kil√≥metros y medio. Este es el mapa del itinerario.
Mapa de la ruta

Hay otra versión en la que se vuelve directamente a Fuente De por el medio de un bosque sin pasar por Espinama, corresponde con el sendero PR-PNPE 24 y se pueden ver descripción y mapa en la web del ministerio de Medio Ambiente.

Acostumbrado a ir en días de diario donde no hay más de cuatro pelagatos en el teleférico, llegamos ese sábado y la cola de esperantes era impresionante. Vale, no pasa nada, que todos los problemas sean esperar un rato. Suben veinte personas en cada viaje del teleférico, tendríamos delante otros cien excursionistas esperando, el viaje dura cuatro minutos más lo que se tarda en bajar los que llegan y entrar en la cabina los que quieran subir, más o menos unos diez minutos por cada grupo de veinte. El que sepa sumar, restar, multiplicar y dividir que calcule. Para quien no quiera gastar neuronas en operaciones matemáticas, llegamos a Fuente De sobre las once y en el ticket figura la hora en la que (más o menos subimos).
Tickets del Teleférico
Obsérvese también que son tickets de solo ida, diez euros en vez de los dieciséis habituales, porque como se puede apreciar en el mapa no haríamos la vuelta en el teleférico.

Nos encaminamos a la curva bautizada como ¬ęLa Vueltona¬Ľ y casi desde all√≠ pudimos ver por fin el panorama de los Puertos de Aliva. La ruta empieza aqu√≠ por la izquierda hasta llegar al centro del valle. Siguiendo de nuevo por la izquierda al pie de esa monta√Īa grande se va en direcci√≥n a Sotres y saliendo por la derecha se va hacia Espinama.
Puertos de Aliva
Pasamos detr√°s de Pe√Īa Olvidada y sus mil millones de piedras desprendidas. Esa misma ma√Īana mientras esper√°bamos abajo vimos el helic√≥ptero de rescate despegar desde el Mirador del Cable. Eso normalmente suele significar que alguien se dio la pi√Īa. Concretamente un monta√Īero que escalaba Pe√Īa Olvidada y al que una de esas mil millones de piedras le cay√≥ en plena cara y tuvo que ser evacuado al hospital de Valdecilla.
Pared de piedra detr√°s de Pe√Īa Olvidada
Milagro, en junio y a√ļn quedan neveros. Lo m√°s curioso es que esta pared est√° orientada hacia el sur, que se supone que es donde m√°s sol va a darle y donde m√°s deber√≠a calentar. Sin embargo el nevero aguantaba como un campe√≥n.
Nevero en la ruta
Otro nevero de menor tama√Īo junto con un arco de piedra en lo alto de la monta√Īa. Suerte que est√° bastante inaccesible sino habr√≠a en las redes sociales un trill√≥n de fotos hechas ah√≠ por la gente con su paloselfie.
Arco de piedra
Dos turistas extranjeros (de eso me enteré al pasarles al lado y oirlos hablar) disfrutando de un asiento con unas vistas maravillosas.
Asiento con vistas
Seguimos bajando por el camino, bastante ancho, nivelado y sin exceso de piedras que hagan resbalar, y al fondo vemos el primer hito de la ruta: el chalet del Rey.
Llegando al chalet del Rey
Que viene siendo esto, un chalecito de verano hecho en 1912 para que Alfonso XIII pudiera venir a pegarle tiros a los bichos más comodamente, ya veo que eso de matar animales esta familia lo lleva en la sangre. Podéis leer la interesante historia completa del chalet real en esta web sobre el valle de Liébana.
Chalet del Rey
Seguimos ruta, una ojeada hacia atr√°s para ver el chalet al pie de Pe√Īa Vieja (a la derecha) y Pe√Īa Olvidada (el pico de la izquierda).
Chalet del Rey desde abajo
El paisaje por aqu√≠ no es un secarral como cuando vas a la Caba√Īa Ver√≥nica. M√°s bien son praderas en las que pastan unas cu√°ntas ovejas, vacas y caballos. El sol ya empezaba a apretar y vimos que las ovejas se iban agrupando. Qu√© raro, ¬Ņno tendr√°n m√°s calor todas juntas? Pues no, nos dimos cuenta que en realidad lo que hac√≠an era aprovechar las rocas para poner la cabeza a la sombra. El cuerpo les daba igual, pero la cabeza a la sombrita. Todas menos la de arriba que nos contemplaba vigilante por si acaso.
Ovejas a la sonbra
Otro caballo-salchicha de esos tan largos que la parte delantera asoma por un lado de la roca y la trasera por otra, el primer caso lo hab√≠a visto en la Estaci√≥n de Esqu√≠ de Lunada y aqu√≠ est√° el segundo (si cuela, cuela…).
Caballo extralargo
Poco después nos íbamos acercando al Refugio de Aliva, con hotel, restaurante y cafetería donde haríamos parada, cambio de agua al canario y cervecita sentados en la terraza disfrutando de las vistas como unos reyes, pero eso y la continuación de la ruta lo dejaremos, como no, para la siguiente entrada.
Llegando al Hotel Aliva

Cerveza japonesa

Si los del Lidl ten√≠an cerveza griega y me traje un par para probarlas, cuando vi que hab√≠a cerveza japonesa marca ¬ęSapporo¬Ľ hice la misma faena, otro par para casita que hay que ver si est√° hecha con ¬ęagua de Fukushima¬Ľ y despu√©s de beberla reluces en la oscuridad.
Cerveza Sapporo
Color dorado, sabor normal sin nada especialmente destacable, bien fresquita en una tarde de verano entra que da gusto y quita la sed. No tiene mucho alcohol (4,7 grados) pero no sé si sería por el día o por tomármela a media tarde con el estómago vacío que me entró una alegría que no veas. Pues hala, viva la pepa y vivan las cervezas japonesas.

Huesos en el arcén

Cantabria, ese lugar donde puedes ir recorriendo tranquilamente una carretera de monta√Īa por la zona de Soba y de pronto… ¬°ostras! Si eso es un esqueleto de bicho…
Huesos en el arcén I
Efectivamente, un bicho o lo que queda de √©l. No es la primera vez que me pasa, a√ļn recuerdo cuando me encontr√© un burro muerto en el arc√©n del Puerto de la Sia y un mont√≥n de buitres d√°ndose una comilona a su cuenta.
Huesos en el arcén II
Este no sé qué animal era, es más, por la posición no sabría distinguir cuál es la cabeza y cuál la cola. Otro burro creo que no es porque las patas me parecen más de corzo o similares. Quien sabe. La pena es que no estuvieran también el tropel de buitres porque iba con la parienta y se iba a quedar alucinada. Encontrarte de golpe con una docena de buitres enormes que te miran con cara de mala leche al borde de la carretera impresiona lo suyo (y eso que luego son muy miedosos, escapan en cuanto te ven).
Pata de bicho muerto

La Ruta del Cares (VIII)

Por fin llegamos a la octava y √ļltima entrada de las dedicadas a la ruta del Cares. Parece mentira lo que se puede estirar una ruta de un d√≠a, pero claro, habiendo sacado m√°s de cuatrocientas fotos por mucho que selecciones siempre salen m√°s y m√°s cosas que contar. De bichos habl√© poco, tan s√≥lo un comentario sobre unos lagartos en la quinta entrada. Me sorprendi√≥ un mont√≥n no ver cabras, especialmente cuando iba avisado que ojo con ellas porque pastan en las laderas y pueden provocar tanto un desprendimiento como que una piedra baje rodando y te pueda dar de lleno. Caerse al precipicio es lo peor que te puede suceder (no ser√≠a el primero en despe√Īarse), pero tampoco se queda atr√°s el problema de las piedras que te dan en la cabeza o peor a√ļn, los desprendimientos que te arrastran al barranco. Ah, si quer√©is hacer el Cares en bici avisaros que est√° prohibido. Si a√ļn as√≠ os arriesg√°is y ten√©is un percance, ir preparando el bolsillo porque os cobran bien cobrado el rescate.

Bueno, volvemos a lo de las cabras. Dec√≠a que me hab√≠a sorprendido no verlas a la ida. Claro, pas√© a la hora de comer as√≠ que estaban todas ech√°ndose la siesta tranquilamente. Se ve que s√≥lo los ceporros masoquistas domingueros est√°bamos en el Cares a pleno sol. A la vuelta ya fue otro cantar, cabras a montones por las laderas, por las piedras y en el medio del camino vi√©ndote con cara de ¬ęvaya bichos m√°s feos pasan hoy por aqu√≠¬Ľ.
Cabra en la ladera
También había alguna descansando tranquilamente en esta postura. Y no se apartaba ni se escapaba, qué va, la tía más ancha que pancha.
Cabra tumbada
Como decía en la entrada anterior, el panorama seguía siendo espléndido. Valles, precipicios verticales y allá al fondo la subida a Los Collaos. Madre mía, qué lejos parece cuando llevas casi veinte kilómetros en las piernas y sin embargo te pones a andar en modo automático, te olvidas del mundo (excepto del barranco) y acabas llegando sin darte cuenta.
Camino de vuelta a Los Collaos
Sin darte cuenta relativamente, claro, que las piernas van pesando cada vez m√°s y procuraba pararme lo m√≠nimo imprescindible, s√≥lo si la foto merec√≠a la pena porque esa secuencia de parar-foto-rearrancar una y otra vez, por la ma√Īana se lleva bien pero a √ļltima hora de la tarde se lleva francamente peor.
Ultima subida a Los Collaos
Esa roca… ¬Ņa qu√© me recuerda? A un se√Īor, con el tronco, la cabeza y los brazos hacia la derecha, haciendo algo pero distingo qu√©. Se aceptan sugerencias.
Piedra con forma de persona
Ultimo tramo, que va desde Los Collaos hasta Poncebos con las caba√Īas abandonadas ah√≠ delante. En media horita deber√≠a estar sentado por fin en mi coche.
Bajada desde Los Collaos
Pens√© que una vez llegado aqu√≠ todo ir√≠a m√°s f√°cil al ser cuesta abajo. Pues no, rotundamente no. El camino es de piedras del tama√Īo de un pu√Īo, bajar monta√Īas fren√°ndote carga un mont√≥n las rodillas y los cuadriceps de las piernas, pero para m√°s hab√≠a que caminar con much√≠simo cuidado porque iba de patinazo en patinazo y tampoco es que sea muy recomendable cuando a un lado del camino tienes un barranco.
Camino de piedras
Poquito queda ya, muy poquito, vista atr√°s y el sol se pone tras las monta√Īas mientras aparece la bruma del atardecer.
Vista atr√°s hacia el Cares
M√°s cabras en medio del camino. A lo lejos vi que estaba pele√°ndose con otra. Como en los cap√≠tulos de ¬ęEl hombre y la tierra¬Ľ, se levantaba desde aqu√≠ sobre las patas de atr√°s para lanzar un cabezazo a la cabra que estaba un poco m√°s abajo. Esperemos que no tenga el d√≠a malo ni ganas de pelea porque tengo que pasar por ese camino justo detr√°s y no hay ruta alternativa.
Cabra en el camino
Por si alguien se lo pregunta, pasé tranquilamente y la cabra ni se inmutó. Debe ser que están acostumbradas al paso de la gente y no les importamos lo más mínimo.

Ultimo bicho unos metros antes del coche: lagartijo verde con tama√Īo m√°s que respetable, el cuerpo deb√≠a medir una cuarta de largo y la cola otro tanto. Estuvo contempl√°ndome un rato antes de esconderse bajo una piedra. V√≠boras a serpientes no vi ninguna pero habiendo rocas al sol tampoco ser√≠a muy raro encontrar alguna.
Lagarto verde mir√°ndome
Y √ļltima bajada por fin, llegada al coche, saco las botas para contemplar las dos maravillosas ampollas en mis talones consecuencia probablemente de hab√©rseme bajado un poco los calcetines y no volver a ponerlos en su sitio. Estaba cansado tras los veinti√ļn kil√≥metros (r√©cord personal caminante), pero no excesivamente y al d√≠a siguiente me notaba mejor que otras veces. ¬ŅSer√° porque en vez de agua o aquarius me llev√© para beber dos litros de agua con un sobre de suero fisiol√≥gico disuelto e iba reponiendo l√≠quido cada horita?
Suero oral hiposódico
He de probarlo en sucesivas caminatas y si funciona va a ser un descubrimiento impresionante porque anda que no son simp√°ticas las agujetas del d√≠a despu√©s…

Enterrados en la pared

Creo que este tema ya lo hab√≠a comentado alguna vez, pero como no encuentro la entrada donde presuntamente lo hice y tampoco ser√≠a extra√Īo que me lo hubiera imaginado, repetimos por si acaso. Asunto recurrente: los cementerios. En algunos de tama√Īo reducido he visto esas l√°pidas en la pared y no puedo por menos que pensar d√≥nde estar√° enterrada esa gente. En la parte de detr√°s de la l√°pida seguro que no, el muro de la izquierda y el del fondo son tapias normales sin nada al otro lado. La pared de la derecha es una pared de una iglesia a la que no van a hacerle un agujero para poder meter un ata√ļd. En el suelo tampoco, incluso la de la derecha se ve que tiene una cruz bien pegadita. ¬ŅD√≥nde est√°n entonces? ¬ŅSon ¬ęentierros virtuales¬Ľ? ¬ŅEst√°n las l√°pidas s√≥lo como recuerdo? ¬ŅCorresponder√°n acaso a algunas de las cruces y ponen l√°pidas en las paredes para darles mayor relevancia? Misterio misterioso, y a ver a quien le preguntas all√≠ para que te lo cuente…
L√°pidas en las paredes

Dos radares

De caminata por el mundo adelante he descubierto dos radares de tama√Īo XXL, no de los de carretera con los que la guardia civil anda al acecho de nuestros cuartos sino de otro tipo. Empieza la historia y√©ndome a la playa de Loredo para hacer la ruta por los acantilados hasta Langre. Por la cantidad de restos que ha tra√≠do el mar hasta la playa se nota que era en √©poca invernal y que estoy tirando nuevamente de fotos de archivo.
Isla de Santa Marina
Anda que te andarás llegamos a la rotonda que sirve de parking para la playa de los Tranquilos. Allí hay varios bancos con unas vistas de impresión hacia la bahía y la isla de Santa Marina justo delante.
Mirador sobre la Playa de los Tranquilos
Junto a este banco empieza el caminito bordeando los acantilados. Unos quinientos metros m√°s adelante encontraremos la torre de los dos radares.
Torre con dos radares I
No sé para qué servirán, aunque la forma de los radares se parece mucho a los que llevan los barcos y están en lo alto de un acantilado orientados hacia mar abierto.
Torre con dos radares II
Claro que en la torre de control de aeropuerto de Parayas nunca he visto un radar dando vueltas como atestigua la siguiente foto. Una parab√≥lica para que los controladores puedan ver sus series favoritas en Canal Plus cuando no venga ning√ļn avi√≥n pero cero antenas de radar girando sobre el techo.
Torre del aeropuerto de Parayas en Santander
As√≠ que igual los tienen distribuidos por los alrededores, lo mismo que una parte del sistema ILS lo tienen en Prezanes. ¬ŅAlguna idea sobre el tema?

Con los dientes largos

Cuando me acerco a Fuente De, la vista y las fotos habituales suelen ser algo así:
Teleférico de Fuente De
Como ya coment√©, el s√°bado pasado toc√≥ ruta monta√Īera subiendo telef√©rico y bajando por los puertos de Aliva hasta Espinama. Una vez all√≠ te encuentras con el problema de que el coche se ha quedado en Fuente De y para llegar no hay buses ni taxis, as√≠ que toc√≥ hacer tres kil√≥metros y medio por el arc√©n de la carretera nacional. Mientras caminaba me iba fijando en las monta√Īas y en eso que veo que a la izquierda del mirador del cable (arriba a la derecha en la foto) hay una cortadura enorme en la monta√Īa, la que se√Īala la flecha.
Canal del Embudo
Busca que te buscar√°s en internet para enterarme que es la ¬ęCanal del embudo¬Ľ. Forma parte de una ruta que sale de Fuente De, pasa por el Collado de Liordes, hay minas abandonadas, se puede aprovechar para subir Pe√Īa Remo√Īa y volver por la Canal de Pedavejo. Ay madre, que me da el pasmo s√≥lo de pensar en los paisajes que se ver√°n desde ah√≠… ya tengo un mapita de la zona y lo he apuntado en la lista de rutas pendientes. Empec√© con caminatas facilitas pero en cuanto veo rutas de monta√Īa de verdad me entra una emoci√≥n que de no ser por las agujetas me pon√≠a las botas de monte y hala, a seguir caminando ahora mismo.
Mapa de la ruta a Liordes

Echando cosas de menos

Va para cuatro a√Īos (se cumplen en agosto) que andamos por aqu√≠, cuatro a√Īos en los que sigo a lo m√≠o de pasear por el mundo adelante, ir a un lado, a otro, ver todo lo que se pueda, recorrer monta√Īas y disfrutar de esta tierra. De momento sigo sin estar afectado de morri√Īa y no echo de menos Galicia, pero si tuviera que decir un par de cosas que me traer√≠a, la primera ser√≠a las puestas de sol en el mar. Aqu√≠ el sol siempre se pone sobre la tierra y no hace tan bonito en las fotos como esto:
Puestas de sol en La Guardia
Cuando quiero ver el sol poniéndose en el mar lo más fácil es ir hasta Biarritz, que está orientado hacia el oeste como Vigo, aunque en una de esas puedas acabar mojado como un pollo.

¬ŅOtra cosa que me traer√≠a? ¬ŅA√ļn necesit√°is que os lo diga…? ¬°El pulpo! Entre preferir rabas o pulpo, lo siento, pero gana el pulpo por goleada, y no he encontrado aqu√≠ sitios donde lo hagan a mi gusto como estaba acostumbrado all√°. Acabar√© compr√°ndome una olla de cobre y experimentando hasta que d√© con la f√≥rmula perfecta del pulpo con cachelos.
Pulpo santiagués

¬ŅEsto cu√°ndo abre?

Hay un centro de interpretación en Santander que tenía ganas de ver pero me huele que me quedo con las ganas. Se trata del centro de intepretación de los antiguos muelles cuya entrada coincide con una de las entradas al parking de Alfonso XIII. He estado atento a ver si anunciaban el inicio de la temporada de visitas pero de momento nada, a ver si esta semana me acerco de nuevo a la oficina de turismo para preguntar cómo va la cosa aunque no sé porqué no le veo muchas perspectivas.
Cartel del Centro de Interpretación de los Muelles

Monumento a Blas de Lezo

Aquí está el que debe ser uno de los monumentos conmemorativos más escondidos de Santander. No tenía ni idea de su existencia hasta que fui a visitar el Malaspina y detrás del edificio de la Comandancia Naval aparece esa especie de atril de color oscuro con unas flores en la base.
Monumento a Blas de Lezo I
Fue puesto aquí en julio de 2011 y anda que no habré pasado veces por Marqués de la Hermida (la calle al otro lado del edificio), pero como queda totalmente tapado nunca lo había visto ni de refilón.
Monumento a Blas de Lezo II
Est√° dedicado a Blas de Lezo, que a pesar de tener una pata de palo y un mont√≥n de heridas lleg√≥ a Almirante General de la Armada Espa√Īola. Le deben tener cari√Īo cuando adem√°s le han dedicado un crucero, luego un destructor reciclado de la marina estadounidense y m√°s recientemente una fragata moderna, que ya de paso podr√≠an traer alguna vez a Santander porque seguro que daba para una visita m√°s jugosa (fotogr√°ficamente hablando) que la del Malaspina.
Monumento a Blas de Lezo III

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies