No todo el monte es orégano

Muchos piropos le echo a Burdeos pero bueno, tambi√©n hay que ser sincero. Como toda ciudad, en cuanto te alejas del centro empiezas a ver c√≥mo el cuidado se pone sobre todo en lo que va a visitar la gente y el resto… si se puede, se puede y si no… pues no. ¬ŅQu√© no da el presupuesto para jardineros urbanos? Pues nada, se dejan crecer las plantitas que es algo natural, ecol√≥gico y el look selv√°tico est√° muy de moda.
Arboles descuidados en Burdeos
Y sobre la educaci√≥n y urbanidad de la gente… tres cuartos de lo mismo. ¬ŅPara qu√© tirar las botellas en un contenedor de reciclaje, o en una papelera si podemos mandarlas a la reja protectora sobre la v√≠a del tren donde adornan mucho m√°s?
Botellas sobre el tren
Lo dicho, que como ciudad ser√° muy bonita pero en todas partes cuecen habas.

Vuelta a los cementerios (I)

Vuelta a las andadas, vuelta a un entretenimiento como otro cualquiera: visitar cementerios que ya hacía tiempo que no sacaba aquí uno nuevo. Tras haber visto el monumento a Vicente Trueba en La Cavada supe que en el cementerio de ese pueblo estaba enterrado el ciclista. Pues nada, habrá que ir a echar una ojeada no vaya a ser que me encuentre una tumba con una bici encima.

Lo que vi me gustó, empezando por su situación en plena colina. Ya véis, parece que han aprovechado un prado inclinado y lo han ido llenando hacia arriba.
Cementerio de La Cavada
Tampoco es que sea muy grande, as√≠ que en la parte baja, la m√°s c√≥moda y f√°cil de llegar, est√°n todas las tumbas api√Īadas.
Tumbas en el cementerio de La Cavada I
Api√Īaditas y curiosamente bamboleantes, las hay inclinadas hacia un lado, hacia el otro, hacia delante o hacia atr√°s. Supongo que con el peso de la construcci√≥n poco a poco van asentando, cada una asienta de forma diferente y as√≠ pasa lo que pasa.
Tumbas en el cementerio de La Cavada II
Además de las típicas hay otras tumbas bastante diferentes como esta de color azul, con esa forma poco habitual, esos voladizos en la parte superior y las letras R-I-P en el lateral derecho. La cruz creo que también es una tumba a juzgar por el nombre en el lateral derecho, aunque no lo podría asegurar.
Tumbas en el cementerio de La Cavada III
Esta no es que sea muy especial o diferente, pero me llam√≥ la atenci√≥n la inscripci√≥n de la parte inferior derecha: ¬ęPante√≥n clausurado a perpetuidad por disposici√≥n testamentaria¬Ľ. Me pregunto qu√© querr√° decir… ¬Ņqu√© no se puede meter a nadie m√°s? ¬ŅQu√© ni siquiera se puede abrir?
Tumbas en el cementerio de La Cavada IV
En la parte alta están los nichos y en una esquina, un campo con varias cruces saliendo directamente del prado, clavadas algo en diagonal para compensar la inclinación del suelo. En esa que se ve a la izquierda parece que se les fue la mano clavándola.
Tumbas en el cementerio de La Cavada V
Y as√≠ me entretengo un d√≠a normal, yendo a sacar fotos al cementerio… dentro de unos d√≠as seguimos con el recorrido.

La Texas burgalesa (III)

Vamos a seguir echando una ojeada a los alrededores de Sargentes de la Lora, con su campo petrol√≠fero y sus m√°quinas para extraer el petr√≥leo del subsuelo. Desde donde hab√≠a sacado las fotos de la √ļltima entrada se distingue una tuber√≠a que va desde los dep√≥sitos hasta algo que hay all√°, a lo lejos.
Campo petrolífero de Sargentes de la Lora I
Ese algo es la base del campo petrolífero, una explanada con acumulación de máquinas, naves, garajes y un depósito gigante. Esto es un páramo de verdad y trabajar aquí en pleno invierno debe ser algo para contarlo por su dureza.
Campo petrolífero de Sargentes de la Lora II
En las cercan√≠as de la base de la foto anterior se puede ver un pozo con el t√≠pico ¬ęcaballito¬Ľ abajo a la izquierda pero tambi√©n una torre de la de toda la vida. Yo segu√≠a alucinando porque nunca antes hab√≠a visto algo as√≠.
Torre de perforación
Al ladito una caravana con el bid√≥n de CS apoyado y aspecto de tener m√°s a√Īos que carracuca.
Caravana a la americana
Eché una ojeadita al pozo y además de ese inconfundible olor a productos petrolíferos se veía chapapote por todos lados. Fijaros cómo se quedan las rejillas y los tubos en contacto con esos pegotes pegajosos.
Pegote de chapapote
¬ŅY los dep√≥sitos? √Ďam, √Īam, qu√© rica sopita…
Interior de un depósito I
Moviéndome con mil ojos para no tocar nada, porque apoyas una manga en esta pasta y no lo quitas ni con un cóctel de Fairy, Kalia, KH7 y nitroglicerina. Eso si consigues despegarte, claro, que igual este depósito es a los visitantes como las Droseras a las moscas y una vez te quedas pegado ya no consigues escapar jamás.
Interior de un depósito II
Hala, visto el campo petrol√≠fero nos vamos a echar una ojeada al pueblo. Seg√ļn recorres sus calles te vas dando cuenta que la aparici√≥n del petr√≥leo despertar√≠a muchas esperanzas, generar√≠a ideas de riqueza para la zona pero ver que era poco rentable por su poca pureza fue deshinchando las expectativas iniciales hasta volver a convertir el pueblo en poco m√°s que unas casas en medio de la nada. Hasta la gasolinera ha cerrado, aqu√≠ est√° con el bar al lado.
Gasolinera abandonada I
Queda la estructura, pero han desaparecido los surtidores mientras el tiempo va dej√°ndose notar en techo y paredes de la oficina.
Gasolinera abandonada II
El municipio contaba con poco m√°s de 1150 habitantes all√° por el a√Īo 1860. Desde ah√≠ ha ido bajando en un lento pero cont√≠nuo declive hasta los 132 habitantes del a√Īo 2013. No es dif√≠cil imaginarse cu√°l es el triste destino que aguarda a pueblos como este y otros similares, m√°s a√ļn si no hay petr√≥leo…

Hueco, papelera, etc

Ya os v√°is imaginando qu√© os voy a contar hoy, ¬Ņverdad? En el Paseo de Pereda hab√≠an puesto unos andamios de obra para reformar una fachada m√°s o menos por donde est√° la tienda n√°utica de Godofredo.
Andamio en la calle
Y oye, ya que la protecci√≥n colorada del andamio dejaba un ligero hueco… ¬Ņqu√© mejor que usarla de papelera? Por si fuera poco se ve que no han sido ni uno, ni dos ni tres los que han tenido la misma idea. Ser√° porque en el Paseo de Pereda no haya papeleras para tirar cosas, pero no, est√°n mejor aqu√≠ adem√°s nos queda m√°s a mano. Como dir√≠a Forges, se√Īor, se√Īor, qu√© pa√≠s…
Papelera en el andamio
Pero no es ese el √ļnico caso, no. Los del Llaollao ponen unas mesas para que la gente se tome los yogures helados c√≥modamente. Una vez finiquitados, ¬Ņqu√© se hace con la cuchara? ¬ŅDejarla en la mesa? ¬ŅTirarla a la papelera? No, que va.
Cuchara en la repisa I
La pared tiene una repisa que ni pintada para el tema, mejor dejarla haciendo equilibrios a ver si pasa ese del blog con la cámara, la retrata y le da esos quince minutos de gloria que se merece la cuchara. Y sí, pasé. Y sí, la retraté. Y sí, espero que se haga famosa.
Cuchara en la repisa II

La mina de Morero

Leyendo y releyendo cosas sobre Cantabria tuve noticias de la existencia de varias minas en las cercan√≠as de mi casa. Un s√°bado aprovechando un rato libre me fui a ver si encontraba una en concreto, la mina de Morero situada junto a un lago que recibe por nombre ¬ęEl poz√≥n de Morero¬Ľ. Habiendo visto la posici√≥n en Google Maps y usando el m√≥vil para orientarme (m√°s que nada porque de otra forma me habr√≠a perdido cienes y cienes de veces) escojo un camino y me voy a la aventura. Camino que por cierto estaba hecho una porquer√≠a y que finalmente hube de abandonar porque por un lado estaba cortado, qued√°ndome s√≥lo la opci√≥n de hacer la cabra campo a trav√©s y, la verdad, ya no est√° uno para esos trotes ni para acabar lleno de garrapatas.
Camino de la Mina de Morero
Retirada a las posiciones iniciales, elijo otra vía de acceso al Pozón y allá me dirijo en coche. Aparco en las cercanías, camino un poquito y ¡ops! Valla al canto con cartelotes de prohibición. Voy a echar una ojeadita a ver si me puedo escaquear por alguna esquina, total estoy a un pasito.
Paso cortado a la mina de Morero
Pues no, va a ser que no, que no me escaqueo, no entro y no me acerco, buenas ganas tengo yo de enfrentarme a un enjambre de abejas cabreadas. Me quedo sin ver la mina, me quedo sin ver el pozón, vamos a por una cervecita fresca que el día se lo merece y es mucho más sano que acabar lleno de picotazos.
Cartel ahuyentador

Rotondas de Torrelavega

De siempre he tenido una querencia por las rotondas y por los extra√Īos engendros que les colocaban encima. Gran descubrimiento ha sido Torrelavega para entretener esta filia m√≠a, con sus rotondas de chapa, sus rotondas con palomar y otras m√°s que me fui a fotografiar hace unos d√≠as. Si est√°is interesados en verlas, os acerc√°is al campo con letras y segu√≠s derechitos por la calle que pasa por delante.

La primera es una que parece el bastidor de la rotonda de chapa mencionada anteriormente pero sin las placas exteriores. Con sus cables correspondientes, como no, porque no me libro de ellos vaya donde vaya.
Rotonda en Torrelavega I
Un poquito m√°s cerca… bueno, por lo menos es distinta.
Rotonda en Torrelavega II
Desde otro √°ngulo, se ve c√≥mo est√° compuesta por dos cuadrados unidos en un √°ngulo de 90¬ļ que tienen apoyados encima otro elemento similar pero girado 180¬ļ con respecto al de abajo.
Rotonda en Torrelavega III
Seguimos andando y aparece otra rotonda: la de los piedros.
Rotonda de los piedros I
¬ŅPorqu√© le llamo as√≠? Porque esta es un modelo cl√°sico m√°s sencillo, m√°s econ√≥mico y de mantenimiento reducido. Se hace la rotonda, se ponen unos piedros encima y aqu√≠ paz y despu√©s gloria.
Rotonda de los piedros II
Pero por lo que pude ver son piedros-piedros sacados directamente de su entorno natural, sin labrar, esculpir, trabajar ni gastar mucho tiempo en su procesamiento. De la cantera a la rotonda y tiro porque me toca.

Recorremos un peque√Īo tramo a continuaci√≥n para llegar a la tercera y √ļltima que veremos hoy. La… ¬ęcosa¬Ľ, que otra palabra no me sale.
Otra rotonda I
¬ŅQue qu√© es esto? ¬ŅMe lo pregunt√°is a mi? No s√©, de frente me parece John Travolta en ¬ęFiebre del s√°bado noche¬Ľ, con las piernas cruzadas y el brazo para arriba con el dedo en alto. Claro que mi opini√≥n no puede ser representativa de nada debido a la reiterada cantidad de golpes que me di en la cabeza cuando era peque√Īo y a la afectaci√≥n neuronal que ello puede conllevar.
Otra rotonda II
A lo mejor es el periscopio de un submarino cubista… quien sabe. Pero seguro que hasta tiene una curiosa historia detr√°s y todo. Como interesante es otra que me contaron de Torrelavega: un conocido personaje de la ciudad al que le dedicaron una calle se ofrece a donar gratuitamente una obra para poner sobre una rotonda. Pero claro, al ser gratis no hay quien ¬ępille cacho¬Ľ y por m√°s que lo intent√≥ no hubo forma. No digo m√°s porque quisiera confirmar la historia con m√°s detalles, pero ¬Ņporqu√© ser√° que me lo creo, lo veo perfectamente factible y suena 100% a las cosas que pasan a veces en este pa√≠s?
Otra rotonda III

Reconversión

De ramas en troncos, lo nunca visto para mi en el reino vegetal. Frente al Dolmen de La Lora discurre un r√≠o. A su orilla vimos unos cu√°ntos √°rboles, en esto que me fijo y… ¬Ņde donde salen, si est√°n justo encima del r√≠o?
Ramas reconvertidas I
Ampl√≠o un poco m√°s y veo que forman parte de un √°rbol ca√≠do. Pero qu√© curioso… con esa longitud que tienen no puede ser que se haya ca√≠do hace poco, es imposible que unas ramas tuvieran semejante longitud, y si son troncos ¬Ņc√≥mo nacieron ah√≠? Me tiene toda la pinta de ser ramas que una vez ca√≠do el √°rbol tiraron hacia arriba y se reconvirtieron cada una en un √°rbol completo… pero entonces deben compartir las raices del tronco horizontal porque est√°n justo sobre el agua… adem√°s que ya pueden estar bien fijas para sostener todo ese peso. ¬ŅAlg√ļn bot√°nico en las inmediaciones que pueda hacer luz en este asunto?
Ramas reconvertidas II

A Leonardo Torres Quevedo

Si Marcelino Men√©ndez Pelayo fue el genio de las letras c√°ntabro, Leonardo Torres Quevedo podr√≠a ser nombrado perfectamente el genio de las ciencias en esta comunidad. No se hab√≠a llegado al a√Īo 1900 y el hombre ya estaba dise√Īando m√°quinas autom√°ticas de calcular que casi podr√≠an ser las bisabuelas del primer ordenador, telef√©ricos (creo en 1916 uno para las cataratas del Ni√°gara que hoy en d√≠a casi cien a√Īos despu√©s sigue en activo), dirigibles o dispositivos de radiocontrol.

Naci√≥ en Santa Cruz de Igu√Īa y all√≠ le han dedicado este miniparque tem√°tico, a escasos metros del parque de Luis Bustamante y Quevedo.
Monumento a Leonardo Torres Quevedo en Santa Cruz de Igu√Īa I
Lo primero una estatua del personaje sobre un pedestal, por supuesto.
Monumento a Leonardo Torres Quevedo en Santa Cruz de Igu√Īa II
A la izquierda un pasillo lleno de paneles contando la vida, obra y haza√Īas del ilustre inventor. Algunos de los paneles son interactivos, con preguntas y botones para que contestes en plan ¬ę¬Ņcu√°l es la respuesta correcta?¬Ľ. Como tambi√©n era de esperar, algunos ya ni funcionan.
Monumento a Leonardo Torres Quevedo en Santa Cruz de Igu√Īa III
Este cartel es precisamente el referente al ¬ęSpanish Aerocar¬Ľ, el transbordador que cruza las cataratas del Ni√°gara.
Monumento a Leonardo Torres Quevedo en Santa Cruz de Igu√Īa IV
Y como √ļltimo elemento, tres postes con ruedas dentadas enormes en lo alto, planos de los inventos de este hombre dibujados en el frontal y uno de esos paneles interactivos para que contestes algunas preguntas. Pues mira t√ļ qu√© buen sitio para estirar las piernas, aprender algo nuevo, culturizarse y jugar un poco.
Monumento a Leonardo Torres Quevedo en Santa Cruz de Igu√Īa V

El campo con letras

Oye, qu√© majo y qu√© moderno el campo de f√ļtbol de la Gimn√°stica de Torrelavega. Qu√© distinto. Acostumbrado a ver ese molote de hormig√≥n que es el Sardinero llama la atenci√≥n encontrarse un recinto futbolero as√≠ de est√©tico exteriormente.
Campos del Malecón I
Por si fuera poco los muros de color negro est√°n repletitos de palabras y frases troqueladas en la chapa met√°lica que hace de cobertura exterior.
Campos del Malecón II
No me lo le√≠ todo pero hasta parecen cosas con sentido. La pena es que pod√≠an haber aprovechado para hacerse m√°s famosos. Ponen una palabra jocosa, pol√©mica (¬ęculo¬Ľ o ¬ętetas¬Ľ funcionar√≠a de miedo) en alguna parte escondida, lo cuentan en las redes sociales retando a que la gente la encuentre (v√©ase lo que pasa con la rana de Salamanca) y seguro que vendr√≠an hasta desde Jap√≥n para verlo.
Campos del Malecón III

Malditas columnas

En el hall del edificio del Casyc tienen una exposición bastante diferente a lo que es habitual. Ni cuadros, ni fotos, ni tetrápodos, está compuesta de una serie de columnas decoradas cada una o cada dos de formas diferentes.
Exposición malditas columnas
Creo que tendr√≠an que haber incluido una que hay en el parking del Media Markt, porque a pesar de estar pintada de amarillo fijaros la de marcas que adornan su lateral. No me quiero ni imaginar la de improperios que habr√° tenido que oir y la de veces que un conductor se habr√° acordado del alba√Īil que hizo la maldita columna, de ah√≠ que su lugar natural tendr√≠a que estar tambi√©n en la exposici√≥n del Casyc.
Columna del MediaMarkt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies